NAVALCARNERO: POLIDEPORTIVO: MALVERSACIÓN FONDOS PÚBLICOS: CORRUPCIÓN, ROBO Y SAQUEO

Navalcarnero: 700.000 euros por un polideportivoabandonado

¿Todavía no han sido  encarcelados ni juzgados, ni han devuelto el dinero, los presuntos RESPONSABLES: alcalde, secretario e Interventor, de semejante desaguisado financiero y delictiva administración de fondos públicos? ... cómo puede ser que ni el SECRETARIO ni el INTERVENTOR  no se hayan opuesto a semejante malversación de fondos públicos? ¿Dónde están los informes de "disconformidad"  de los expedientes tramitados relativos a las obras corruptas?¿Cobraban TODOS los meses? 
 NOTA.-Si se entra en la página web de Navalcarnero ... uno se queda de piedra: no encontrará ni las cuentas, ni la RPT, ni los presuspuestos, ni los grupos municipales ...ni nada de nada!!! El supuesto "Arquitecto municipal" ... es funcionario?...es contratado?... ¿Qué es? Si no es "funcionario" todas las actuaciones, informes ....etc firmados por tal arquitecto ... son ILEGALES, y por tanto NULOS DE PLENO DERECHO.


La empresa Assignia Infraestructuras reclama al Ayuntamiento de Navalcarnero intereses de demora por un precio superior a 700.000 euros por varias certificaciones de construcción de un polideportivo que nunca se terminó. 

En la demanda presentada se hace mención al pago tardío por parte del Ayuntamiento de 14 certificaciones de construcción, aunque en el mismo escrito se explica que «no se ha emitido aún la certificación final» ni la «liquidación de las obras». Es decir, la propia sociedad reconoce que la construcción no está acabada. 

El edificio fue adjudicado en mayo de 2006 por un valor de casi 15 millones de euros a Constructora Hispánica, cuando pertenecía al empresario Alfonso García Pozuelo, procesado en el caso Gürtel por el presunto pago de comisiones a cambio de adjudicaciones públicas en ayuntamientos gobernados por el PP. García Pozuelo también aparece en los papeles de Bárcenas. 





En el año 2009, la empresa fue adquirida por el grupo Essentium, que se desprendió de la mala fama que arrastraba la sociedad y la rebautizó como Assignia Infraestructuras. Aunque es la propia Assignia quien reclama los 701.801,51 euros, los nuevos dueños no tienen nada que ver con la gestión anterior. 

El polideportivo La Estación, como se iba a llamar, iba a extenderse por una superficie de 6.000 metros cuadrados y contaría con pistas de atletismo, instalaciones interiores para jugar al tenis, campo de fútbol, una piscina olímpica más otras tres de recreo, un gimnasio, gradas con capacidad para más de 1.500 personas, aseos, almacenes y cafetería.