BANCO MUNDIAL: FERNANDO JIMENEZ LATORRE: TÉCNICO COMERCIAL DEL ESTADO: TRIBUNAL DE CUENTAS: GRUPO OLIVER WYMAN: CONTRATO "A DEDO"

Jiménez Latorre compatibilizó durante casi dos meses su puesto en una empresa ‘offshore’ con cargo de nº2 de Guindos

Fernando Jiménez Latorre compatibilizó durante mes y medio su cargo de apoderado de NERA (National Economic Research Associates) con su puesto de secretario de Estado de Economía pese al evidente conflicto de intereses que esta circunstancia suponía. La firma estadounidense de la que era alto ejecutivo tenía como misión realizar “recomendaciones de política par las autoridades gubernamentales”. Es decir, un miembro del Gobierno de España tenía como misión privada asesorar gobiernos. 

El ex secretario de Estado de Economía y Apoyo a la Empresa (fue el número 2 de Luis de Guindos de 2011 a 2014) inició su andadura en NERA en diciembre de 2009. Jiménez Latorre no inscribió escritura de su renuncia a los poderes en la empresa hasta el 10 de febrero de 2012, a pesar de que ya había asumido como secretario de Estado de Economía un mes y 18 días antes, el 23 de diciembre anterior.

 A falta de saber si tal dato figuraba en su declaración de intereses como alto cargo (este diario solicitó sin éxito al Ministerio Economía saber si el ministro conoció la compatibilización de facto en la que incurrió Jiménez Latorre), la empresa del número dos de De Guindos presentaba muchas aristas para un gestor público: su labor era superar “retos legales” para sus grandes clientes, que no eran otros que 96 de las corporaciones más grandes de la lista de la revista Fortune; había trabajado con 100 de los bufetes estadounidenses más importantes y había operado con 130 países, incluida España. Y todo ello desde una sociedad matriz, Marsh and McLennan, asentada en un habitual refugio de defraudadores: el estado norteamericano de Delaware.



El nuevo candidato del Gobierno para representar a España en el Banco Mundial, Fernando Jiménez Latorre, participó en la adjudicación directa de uno de los contratos clave del rescate financiero a su ex empleador, el Grupo Oliver Wyman. Jiménez Latorre era secretario de Estado de Economía cuando el Ministerio eligió a la firma para auditar la salud de la banca española en la primavera de 2012.  



Además, en el pasado, esa compañía matriz de NERA ha sido objeto de investigaciones por fraudes masivos en el terreno de los seguros. Marsh and McLennan fue acusada de vender productos como planes de pensiones a clientes sin atender a sus necesidades. La firma recibía a cambio importantes comisiones, que alcanzaron los 800 millones de dólares en el año 2003. En la trama aparecía implicada AIG, el mayor grupo asegurador del mundo y protagonista de diversos escándalos hasta que hubo de ser rescatado de su bancarrota por el Gobierno de EEUU. Todo esto mermó la credibilidad y los ingresos de la Marsh & McLennan, y un año después, en 2004, Jiménez Latorre se convertía en el director adjunto de su filial española NERA.  

Fue la victoria del PSOE en las elecciones generales del 14 de marzo de 2004 la que le hizo salir de su puesto de director general de Defensa de la Competencia en el Gobierno del PP y firmar por esta firma consultora como director asociado. En 2009, se convirtió en apoderado de la empresa y sólo hizo constar su renuncia al puesto el 10 de febrero de 2012, cuando ya había asumido su cargo como secretario de Estado de Economía el 23 de diciembre de 2011 por decisión de su amigo y compañero de promoción Luis de Guindos.

Jiménez Latorre es amigo cercano del titular de Economía en funciones. De Guindos y él fueron compañeros de la promoción de 1984 de técnicos comerciales del Estado, en la que hay que incluir un tercer miembro y amigo tan famoso o más que ellos: José Manuel Soria. …








La firma ‘offshore’ de Jiménez Latorre se llevó 7 millones a Delaware mientras debía 1,4 a Hacienda



La ex empresa ‘offshore’ de Fernando Jiménez Latorre, National Economic Research Associates (NERA), repatrió siete millones de euros en 2014 a su matriz en el paraíso fiscal de Delaware mientras mantenía una deuda con Hacienda de 1,4 millones de euros. Además, este trasvase se producía dos años después de haber cobrado diez millones una filial del grupo, Oliver Wyman, de Economía.

Jiménez Latorre ejerció como director de NERA desde 2004 y entre 2009 y 2012 fue el apoderado de la empresa.

En todos esos años, la política fiscal de la compañía española, dependiente de la compañía estadounidense radicada en Delaware nunca fue el cumplimiento raudo de sus deudas. Esto fue así durante esta etapa en la que ejerció como máximo responsable de la firma el que acabaría siendo secretario de Estado de Economía y Apoyo a la Empresa, y aun después. Su constante de los últimos ejercicios ha sido la obtención de beneficios y la dilación en el pago de impuestos.

 El descaro fiscal de NERA resulta evidente si se tiene en cuenta que en ese 2014, en el que debía 1,4 millones al Estado español, la empresa tuvo un beneficio de un millón de euros tras unas ventas de 5,7 millones. Y sus activos tampoco eran desdeñables: hasta 9 millones de euros. La firma no podía ser más rentable para su matriz ‘offshore’: con apenas 134.000 euros de capital repatriaba 7 millones de euros a su compañía matriz.

Más paradójico resulta que la deuda con el estado español de esta filial española se había triplicó entre 2013 y 2014. Pasó de 464.424 euros a 1,4 millones en 2014, justo en ese ejercicio en el que decidió repatriar esos siete millones a su matriz en el estado fiscalmente laxo de Delaware (EEUU).

Y aún más. El impago fiscal de NERA para con el Estado español, que se producía a la vez que esa repatriación de beneficios a EEUU, resulta más chirriante cuando se constata que en 2012 la compañía española recuperó dos millones que tenía prestados a Oliver Wyman, la empresa que había recibido un contrato de diez millones de euros a dedo ese mismo año, precisamente del ministerio de Economía que dirigía su ex apoderado hasta febrero Jiménez Latorre.


La consultora ‘offshore’ de Jiménez Latorre fichó a otros 6 altos cargos de Economía e Industria



Las conexiones entre NERA (National Economic Research Associates) y altos cargos del Gobierno español no se limitan a su ex apoderado Fernando Jiménez Latorre, ex secretario de Estado de Economía. 

Existen más altos funcionarios que han saltado de NERA al Gobierno y viceversa. Así, los mismos hombres un día pleitean contra la política del Gobierno y al día siguiente la diseñan, lo que hace muy complicado delimitar si estos frecuentes trasvases son ajenos a los diversos contratos que esta consultora y sus filiales van consiguiendo con el Estado. 

Fernando Jiménez Latorre saltó a la palestra el pasado 6 de septiembre tras ser elegido como sustituto de urgencia de José Manuel Soria para optar al puesto de director ejecutivo del Banco Mundial. El ex ministro de Industria, dimitido el pasado abril por haber mentido a la opinión pública de manera reiterada en las sucesivas noticias que lo fueron implicando en la propiedad de compañías radicadas en paraísos fiscales tras aparecer vinculado a los llamados ‘papeles de Panamá’, renunció al puesto sólo cuatro días después de ser propuesto por el Gobierno ante la presión de la oposición y la polémica en los medios por su elección para representar a España en ese organismo internacional.

Marsh en España


 Desde entonces, OKDIARIO no ha dejado de publicar revelaciones sobre la vinculación del ex secretario de Estado de Economía con NERA, una compañía filial de Marsh and McLennan, una firma estadounidense radicada en el paraíso fiscal de Delaware.

En un breve repaso a los consejeros de NERA, este diario ha encontrado cinco casos más similares a Jiménez Latorre. Su biografía salta de lo público (con cargos bajo el Gobierno de Aznar) a dirigir y, después, apoderar NERA en Madrid hasta febrero de 2012, cuando regresó al Ministerio de Economía. Muy pocos meses después, una filial de su grupo empresarial, Oliver Wyman, recibía a dedo un contrato de 10 millones de euros a instancias del departamento de Guindos. …
  

Jiménez Latorre, nuevo candidato al Banco Mundial en sustitución de Soria