CAPATAZ DE OBRA: MENOS LATINO: MÁS ANGLOSAJÓN: AUSTERO, RIGUROSO Y SOLVENTE: QUE NO SEPA LO QUE ES UN "MODIFICADO"

Se busca capataz de obra: más anglosajón, que ahorre y no sepa qué es un 'modificado'
Capataz Mayor

Austeros, legalistas y rigurosos. Así son los jefes de obra que desearían tener las grandes constructoras españolas, preocupadas por la dificultad de sus capataces para ajustarse al presupuesto de las obras. “Las gigantes del Ibex buscan formar a sus cuadros técnicos en modelos menos latinos y más anglosajones”, aseguran fuentes del sector de la formación a este periódico.


CONTRATACIÓN PÚBLICA CORRUPTA … ¿Por qué?
"España está plagada de proyectos con modificaciones, errores y costes extras. Aquí, en España,  son mucho más simples y laxos con los contratos".
Los Órganos de contratación, además de hacer proyectos muy defectuosos y pliegos a  la trágala, fallan los servicios jurídicos, fallan los servicios técnicos, para remate, no se controla la ejecución de los contratos, ya sean de obras, servicios o suministros. Sólo esperan a que llegue la “factura”.
¿Dónde está el “Director de la obra” o el “Responsable del contrato”. Son los responsables, pero están missing.
Sacyr requiere sobre todo ingenieros de caminos, canales y puertos o ingenieros civiles con buen nivel de idiomas y "experiencia en contratos de estructura anglosajona".

Por 'anglosajón' entienden rigidez, austeridad, rigor y solvencia, unos rasgos que no siempre casan con el 'modus operandi' de los capataces españoles. “Quieren cambiar su cultura para que cumplan los presupuestos y aprendan a ajustarse a contratos muy rígidos”, tan rígidos como los de Estados Unidos.

Pero ya se sabe... 'Spain is different'. “Todo está superafinado, contrastado y bien atado” cuando se concede una adjudicación en otros países, algo que, al parecer, no siempre ocurre dentro de nuestras fronteras. “España está plagada de proyectos con modificaciones, errores y costes extras. Aquí son mucho más simples y laxos con los contratos”, sostienen quienes están en contacto con las empresas.



La “factura” no es suficiente para el “reconocimiento de la obligación”.La “factura” ha de presentarse en el “Registro” del Órgano de Contratación, acompañada de la “certificación de obra” (obras), “relación valorada” (suministros), “certificación de servicios” (servicios), siendo estos documentos expedidos y avalados, bien por el “Director-facultativo de la obra”, bien por el Responsable del contrato. Sin este aval, no se debe tramitar la factura.

La patronal de la construcción lo corrobora cuando explica que los contratos estadounidenses están mucho más atados incluso desde las fases más incipientes del proyecto. “Aquí se busca un perfil no tan técnico como los actuales, que sepa gestionar la documentación de manera legalista”. …