CORRUPCIÓN: NO HAY DIFERENCIAS: SÓLO CORRUPCIÓN

Corrupción: encuentre las diferencias


ENCONTRAR DIFERENCIAS ENTRE la corrupción política catalana y la española recuerda un poco a esos juegos infantiles de «busca las diferencias» entre imágenes que son muy similares salvo en algún detalle muy menor, de manera que sólo con mucha concentración es posible advertirlas.


Efectivamente, la corrupción política catalana se parece a la española casi como una gota de agua a otra. De manera que la financiación irregular de CDC es sospechosamente similar a la del PP con su modelo de adjudicaciones de contratos públicos a empresas afines en Administraciones gobernadas por el partido a cambio de comisiones, de las que una parte importante acaba en los bolsillos de los intermediarios, que para eso se arriesgan.


Tanto los partidos nacionales como los catalanes se sirven de todo tipo de prácticas para eludir responsabilidades políticas ante flagrantes escándalos de corrupción. Lo único que buscan es la impunidad.

Se parecen también asombrosamente en sus tesoreros imputados mantenidos con nómina, despacho y ordenador en las oficinas del partido hasta que alguien lo descubre y se ven obligados a echarles, pero siempre teniendo cuidado de no enfadarles mucho para que aguanten el tirón («Luis, sé fuerte»). Se parecen también en su voluntad de obstaculizar las investigaciones policiales haciendo desaparecer documentación comprometida, ya sea triturando papeles o destruyendo discos duros.




Y qué decir de los respectivos jefes políticos que durante décadas han controlado todo pero lo han ignorado todo, del trasiego de maletines, de las sedes registradas y de las comparecencias en los Parlamentos para dar explicaciones más o menos obligados por la oposición y/o la opinión pública, comparecencias que se convierten en espectáculos no aptos para ciudadanos adultos por el grado de desprecio a la inteligencia que muestran.






SIGUE LEYENDO ... verás más en www.contratossectorpublico.es … si te ha satisfecho, difúndelo entre tus conocidos.