MINISTERIO DE FOMENTO: OBRAS MEDINA LA MECA: AMENAZA DE RESOLUCIÓN DE CONTRATO: ¿QUIÉN RESPONDERÁ DE LAS PÉRDIDAS QUE GENEREN LAS EMPRESAS PÚBLICAS ESPAÑOLAS DEL CONSORCIO?: ¿LA MINISTRA DE FOMENTO?: ... O LOS CONTRIBUYENTES?

El ministro saudí vuelve a amenazar al consorcio español del AVE a La Meca, ahora por los talleres de Medina

Pastor ‘vende’ la buena marcha de las obras del AVE a La Meca pero señala la complejidad del proyecto

La presencia de las empresas públicas españolas (ADIF, RENFE e INECO)  vulnera el principio constitucional del "interés general", por lo que su presencia en el consorcio español Al-Shoula debe considerarse jurídica y constitucionalmente ilegal e inconstitucional.

El pasado sábado volvió a ser un día complicado para Al-Shoula, el consorcio español que construye el trazado de alta velocidad entre las ciudades santas de La Meca y Medina, en Arabia Saudí. Una nueva visita a las obras del ministro local de Transportes, Muhammed Al-Muqbel, terminó en otra severa advertencia para el grupo de empresas: o aceleran el ritmo de la construcción o perderá el contrato, valorado en algo más de 6.000 millones de euros.

En esta ocasión, el problema está focalizado en los talleres que se levantan en Medina, punto de partida y final de la línea y desde donde partirán los trenes que realizarán en breve los primeros ensayos para comprobar la fiabilidad del trazado. Al-Muqbel mostró su desencanto con el ritmo de los trabajos de estas instalaciones, que fueron subcontratados por el consorcio a dos empresas españolas después del pasado verano.

Aunque las previsiones apuntaban a que las obras se extenderían por el plazo de un año y medio, el estado de los trabajos no convenció en absoluto al ministro, que no dudo enasegurar que el ritmo de era demasiado lento e incluso que la calidad de la producción no estaba a la altura de lo esperado.

De esta forma, Al-Muqbel instó al consorcio a presentar de manera urgente un plan alternativo que permita finalizar los trabajos de los talleres a tiempo, plan que deberá supervisar antes la Organización Saudí de Ferrocarriles (SRO, por sus siglas en inglés), que es la empresa pública que actúa como cliente de la obra y que, a su vez, está presidida por el ministro.
Al-Muqbel también emplazó al consorcio a que buscara nuevos contratistas para llevar a cabo los trabajos en Medina por si el plan alternativo presentado no fuera de su agrado. En las próximas horas, la SRO analizará la propuesta y determinará si la aprueba o si, por el contrario, obliga al consorcio a formalizar nuevos contratos para levantar instalaciones consideradas como claves para el proyecto.

El ministro también aprovechó la visita para reiterar la urgencia de que la estación de la Ciudad Rey Abdalá (una de las paradas previstas en el trazado) esté operativa. Precisamente, éste será el punto final del recorrido de los trenes en los ensayos que comenzarán en breve y que partirán de Medina.

Al contrario de lo que sucedió a finales del pasado mes de diciembre, cuando Al-Muqbel se presentó por sorpresa para supervisar el desarrollo de los trabajos y lanzó su primera amenaza de rescisión de contrato, en esta oportunidad la visita estaba prevista y anunciada.

Además, se producía en un clima tenso pero de cierta calma, toda vez que la llegada del nuevo consejero delegado de Al-Shoula, Santiago Ruiz, había contribuido a destensar el ambiente, dada su buena relación con Al-Muqbel.

Sin embargo, la jornada concluyó con una nueva advertencia severa del que se ha convertido en el auténtico azote del consorcio español del AVE a La Meca.

Tras la primera de las amenazas, el grupo de empresas decidió cerrar filas y trabajar con la mayor celeridad posible para concluir a tiempo las obras. Al mismo tiempo, desde el Ministerio de Fomento se lanzó una consigna para que las compañías olvidaran las escaramuzas que habían surgido entre ellas en el desarrollo de las obras, que también habían derivado en filtraciones interesadas a la prensa.

Desde entonces, el ruido en torno al contrato del AVE a La Meca ha disminuido de forma notable, lo que no ha impedido que trascendiera algún movimiento de salida en el consorcio. La visita del ministro saudí del sábado ha vuelto a disparar las alarmas

SIGUE LEYENDO ... verás más en www.contratossectorpublico.es … si te ha satisfecho, difúndelo entre tus conocidos.


El Gobierno saudí expulsa a empresas españolas de las obras del AVE a La Meca por los retrasos

El AVE a la Meca, un quebradero de cabeza para Copasa

La paciencia de las autoridades saudíes con las obras del AVE a La Meca, cuyo principal contrato ejecuta un consorcio español, se agota a pasos agigantados debido a los retrasos que acumulan los trabajos. En las últimas horas, Al-Shoula, el grupo de empresas liderado por Renfe, Adif y Talgo, entre otras, se ha visto obligado a rescindir el contrato que otorgó a una UTE (en la que se encontraban las empresas españolas Rover Alcisa y Torrescamara) para la construcción de los talleres para el mantenimiento de los trenes en la ciudad santa de Medina.
La presión del Gobierno saudí, manifestada en primera persona el pasado sábado por el ministro de Transportes, Muhhamed Al-Muqbel, en el transcurso de una visita que realizó a la obra del trazado ha derivado en consecuencias para las compañías que intervienen en los trabajos por primera vez. Hasta ahora, el enfado de las autoridades locales se había plasmado en relevos de figuras importantes del consorcio, como fue el caso del anterior consejero delegado Rafael Valero
Por el momento, las amenazas de rescisiones de contrato se habían quedado en palabras; sin embargo, el Gobierno saudí ha decidido pasar a los hechos. En su visita del pasado sábado, el ministro Al-Muqbel dejó claro a los responsables del consorcio que la línea tiene que estar operativa a finales de 2015, al menos en el tramo entre Medina y la Ciudad Rey Abdalá, que supone algo más de tres cuartas partes del recorrido. Para eso será necesario acelerar en gran medida los trabajos, algo que ya ha sido encargado al nuevo contratista de los talleres de Medina, cuyo nombre se desconoce por ahora.
Cambio de proveedor
No obstante, también por orden de la Organización Saudí de Ferrocarriles (SRO, por sus siglas en inglés), el consorcio español ya tenía listo el relevo ante la posibilidad de que a las autoridades locales no les convenciera el plan que pidieron con urgencia a la UTE encargada de los talleres de Medina para acelerar las obras y terminarlas en plazo.
La actualización de los planes no fue del agrado de la SRO, que instó a continuación al consorcio español a cambiar de proveedor de forma inmediata. El contrato está valorado en unos 60 millones de euros.
A finales del pasado año, el ministro Al-Muqbel, que por entonces estaba recién llegado al Departamento de Transportes tras ser alcalde de Riad, la capital del país, amenazó con la rescisión del contrato a Al-Shoula debido a los retrasos que detectó en una visita que realizó a las obras por sorpresa.
Desde entonces, el consorcio español ha acelerado los trabajos y las relaciones con el cliente mejoraron tras el nombramiento de Santiago Ruiz como nuevo consejero delegado de Al-Shoula. Sin embargo, el calendario sigue obsesionando a los saudíes, que también están comprobando cómo el presupuesto inicial de todo el proyecto está empezando a desviarse demasiado.

SIGUE LEYENDO ... verás más en www.contratossectorpublico.es … si te ha satisfecho, difúndelo entre tus conocidos.


 Nuevo enfado de Arabia Saudí con el consorcio español del AVE a La Meca

El ministro de Transporte de Arabia Saudí, Abdullah Al-Muqbel, ha resucitado los fantasmas que cuestionan la continuidad del consorcio español Al-Shoula en la construcción del tren de alta velocidad (AVE) que unirá Medina y La Meca.

Hace cuatro meses, el también presidente de la Organización Saudí de Ferrocarriles (SRO, por sus siglas en inglés) amenazó por escrito al consorcio, integrado por Renfe, Adif, Talgo, Indra, Cobra (grupo ACS), OHL, Copasa, Dimetronic, Inabensa, Imathia, Consulstrans e Ineco, con cancelar el proyecto, con un presupuesto de 6.700 millones de euros, y emprender acciones judiciales si no aceleraba el ritmo.

El conflicto trascendió hasta las autoridades españolas, con la intermediación de la ministra de Fomento, Ana Pastor, e incluso del Rey Juan Carlos. Su intervención, junto con el nombramiento como consejero delegado del consorcio, Santiago Ruiz, antiguo directivo de FCC con buena sintonía con el Gobierno árabe, apagó las tensiones.

La calma aparente de las últimas semanas, sin embargo, se ha roto ahora después de que el jueves pasado Al-Muqbel visitara las obras del taller central en la ciudad de Medina. El ministro, que es ingeniero, expresó su descontento con el estado de esta parte del proyecto y lanzó una severa reprimenda a la subcontrata, española, a la que el consorcio encargó estos trabajos.

Según informa Saudi Gazette, el dirigente árabe criticó que la producción de la compañía es "deficiente" y la ejecución de las obras es "lenta".

Por ello, Al-Muqbel ha exigido al consorcio que entregue a la SRO un plan alternativo para restituir el retraso acumulado en la construcción del taller, que de acuerdo con el calendario del ministro ya debería estar culminado. El Gobierno saudí estudiará ahora la propuesta, pero por si no le convence, ha pedido también al consorcio que analice una vía adicional para contratar a otros contratistas que puedan ejecutar el proyecto de inmediato.

El ministro, que reclamó a Al-Shoula que dispongan de los trabajadores suficientes para cumplir con los plazos marcados, reconoció, sin embargo, los avances logrados en otros puntos del proyecto, como la estación de tren de Medina, señalan fuentes conocedoras de la visita de Al-Muqbel. Eso sí, incidió en que aún han de ser instaladas las pantallas electrónicas que proporcionarán la información a los viajeros y pidió que se acelere la conexión con la estación King Abdullah Economic City (KAEC) en la localidad de Rabigh.

En las pasadas Navidades, cuando se encendió el conflicto entre las autoridades saudíes y el consorcio español, éste defendió que los retrasos acumulados se debían a la reconstrucción de algunos tramos del recorrido que tuvieron que afrontar por errores en la Fase 1 del proyecto, achacables al consorcio chino-árabe que está entregando a las constructoras OHL y Copasa la infraestructura.

Distintas fuentes próximas al consorcio española Al-Shoula insisten en que las obras del Ave Medina-La Meca discurren "a buen ritmo" y sostienen que cumplirá los plazos establecidos. Coinciden en que la postura "tan dura" del ministro de Transportes, Abdullah Al-Muqbel, es "exagerada" y consideran que en los últimos meses se han logrado "importantes avances". De hecho, recuerdan cómo la llegada de Santiago Ruiz como consejero delegado del consorcio ha favorecido las relaciones y restan importancia a las palabras del ministro.


La presencia de las empresas públicas españolas (ADIF, RENFE e INECO)  vulnera el principio constitucional del "interés general", por lo que su presencia en el consorcio español Al-Shoula debe considerarse jurídica y constitucionalmente ilegal e inconstitucional.