MINISTERIO DE FOMENTO: ¿CONTRATISTA DE OBRAS PÚBLICAS?: VULNERACIÓN DEL PRINCIPIO CONSTITUCIONAL DEL "INTERÉS GENERAL"

La ministra de Fomento, como CONTRATISTA, en nombre del consorcio adjudicatario del contrato de obras "AVE Medina-La Meca", del que forman parte las empresas públicas españolas ADIF, RENFE e INECO,  firma el CONTRATO DE OBRAS que obliga a ejecutar el contrato "en tiempo y forma, y sin sobrecostes". 

La participación de las empresas públicas en este consorcio, al no responder a un "interés público", vulnera el "principio constitucional del INTERÉS PÚBLICO".

Las empresas públicas se crean para satisfacer un determinado "interés general", no para ser adjudicatarias de contratos ni en el interior ni en el exterior. Los impuestos pagados por el contribuyente no pueden ser respaldo ni garantía de esos contratos.

Ana Pastor, ministra de Fomento, CONTRATISTA del Reino de España, y Abdullah Al-Muqbel,  ministro de Transporte del Reino Saudí, ÓRGANO DE CONTRATACIÓN.

El ministro de Transporte y Presidente del Consejo de la Saudi Railways Organization, Abdullah Al-Muqbel, ha pedido a los contratistas del AVE a La Meca que completen las fases restantes del proyecto tan pronto como sea posible y que presenten en los dos meses un plan de emergencia para evitar retrasos en las operaciones de ejecución, según publica Arab News.

El ministro advirtió que ésta era la última oportunidad para la realización del proyecto del tren de Al-Haramain antes de emprender acciones penales si es necesario, y, además, aseguró que puede llevar a cabo la retirada del proyecto por parte del contratista.

La advertencia se produjo después de una visita sorpresa del ministro en un lapso de dos días a la ubicación del proyecto, donde inspeccionó la marcha de los trabajos a lo largo de la pista entre las ciudades de La Meca, Jeddah y Medina, además de las estaciones de tren.

Así, Al-Muqbel instó a los contratistas españoles (un consorcio formado por Adif, Alshoula, Al-Rosan, Cobra, Consultrans, Copasa, Siemens, Imathia, Indra, Ineco, Inabensa, OHL, Renfe y Talgo) a que aceleren el ritmo de trabajo en las fases de ejecución de los próximos dos meses. En este sentido, aseguró que el plan de emergencia debe incluir el aumento del equipo y mano de obra y otros materiales para agilizar el trabajo.

El ministro inspeccionó el curso del trabajo en la estación de Jeddah, que se encuentra en sus etapas finales e instó al contratista para completar los últimos trabajos. La visita incluyó un recorrido a los trabajos del paso elevado del norte de la estación de Al-Haramain Road, donde el ministro dio instrucciones a los contratistas para reclutar mano de obra cualificada y con experiencia suficiente para completar el proyecto rápidamente. 

El ministro de Transporte y Presidente del Consejo de la Saudi Railways Organization, Abdullah Al-Muqbel, ha pedido a los contratistas del AVE a La Meca que completen las fases restantes del proyecto tan pronto como sea posible y que presenten en los dos meses un plan de emergencia para evitar retrasos en las operaciones de ejecución, según publica Arab News.

El ministro advirtió que ésta era la última oportunidad para la realización del proyecto del tren de Al-Haramain antes de emprender acciones penales si es necesario, y, además, aseguró que puede llevar a cabo la retirada del proyecto por parte del contratista. 

La advertencia se produjo después de una visita sorpresa del ministro en un lapso de dos días a la ubicación del proyecto, donde inspeccionó la marcha 

de los trabajos a lo largo de la pista entre las ciudades de La Meca, Jeddah y Medina, además de las estaciones de tren. 

Así, Al-Muqbel instó a los contratistas españoles (un consorcio formado por Adif, Alshoula, Al-Rosan, Cobra, Consultrans, Copasa, Siemens, Imathia, Indra, Ineco, Inabensa, OHL, Renfe y Talgo) a que aceleren el ritmo de trabajo en las fases de ejecución de los próximos dos meses. En este sentido, aseguró que el plan de emergencia debe incluir el aumento del equipo y mano de obra y otros materiales para agilizar el trabajo.



El ministro inspeccionó el curso del trabajo en la estación de Jeddah, que se encuentra en sus etapas finales e instó al contratista para completar los últimos trabajos. La visita incluyó un recorrido a los trabajos del paso elevado del norte de la estación de Al-Haramain Road, donde el ministro dio instrucciones a los contratistas para reclutar mano de obra cualificada y con experiencia suficiente para completar el proyecto rápidamente. …




Presupuesto y empresas publicas CONTRATISTAS: ADIF, RENFE  e INECO,  en el contrato de obras "AVE Medina-La Meca" ¿Quién autorizó la participación de estas empresas públicas en este contrato?
Las cifras del AVE del desierto
Como se puede ver en el gráfico de más abajo, el consorcio que está construyendo el "Tren del desierto", el "AVE Medina-La Meca", está integrado por tres grupos de empresas: empresas privadas españolasempresas públicas españolas (Adif, Renfe e Ineco), y empresas saudíes. 

Y, yo, me pregunto: ¿Es legal que el Reino de España participe con sus empresas públicas en un contrato de obras en el exterior, es decir, fuera de su ámbito territorial al que se extiende el "interés general" en cuya virtud fueron creadas? ¿Dónde se dice que losa contribuyentes, además, tengamos que soportar los grandes riesgos de estos aterrizajes fuera de España?

Las empresas públicas se crean, como medio instrumental de las Administraciones Públicas, con la finalidad de satisfacer unas determinadas necesidades de interés general, tal como lo establece la Constitución Española, y esas necesidades de interés general no pueden radicar fuera del territorio de la correspondiente Administración Pública. 

¿Qué dice nuestra Constitución,y qué debe entenderse por interés general?


1.-Toda la riqueza del país en sus distintas formas y sea cual fuere su titularidad está subordinada al interés general. 2.-Se reconoce la iniciativa pública en la actividad económica. Mediante ley se podrá reservar al sector público recursos o servicios esenciales, especialmente en caso de monopolio y asimismo acordar la intervención de empresas cuando así lo exigiere el interés general.” (Art. 128 Constitución Española)




  •      La iniciativa pública en la actividad económica (art. 128.2 CE) debe ser siempre interpretado bajo la premisa constitucional que establece que las Administraciones Públicas deben servir a los intereses generales (art. 103.1 CE). Esta necesaria interpretación conjunta nos permite constituir un filtro para detectar iniciativas que no tengan una clara relación con la satisfacción de los intereses generales.
  •     Tan solo será viable esta iniciativa pública en la economía cuando exista un fundamento objetivo, razonable y razonado para ello, y habiendo sido previamente valorado por la Administración. Esta es la única manera de proceder para evitar la interdicción de la arbitrariedad de los Poderes Públicos (art. 9.3 CE). De igual forma, antes de ejercer tal iniciativa económica, el fundamento que lo motiva debe ser apreciado por un Tribunal, pues de lo contrario podría conculcar el derecho a la tutela judicial efectiva (art. 24 CE) y la capacidad de los Tribunales para controlar los fines de la Administración Pública (art. 106.1 CE).
  •   Las Administraciones Públicas no deben poseer privilegios exorbitantes, debiéndose articular su iniciativa pública con la libertad de empresa (art. 38 CE). De igual forma, debe respetar las reglas constitucionales y legales entre las distintas Administraciones Territoriales (art. 137 [42]CE).
  •   Los Tribunales de lo Contencioso – Administrativo tienen potestad para verificar si las Administraciones Públicas respetan estas limitaciones, que en ningún momento debe ser considerada como un control político.

Las empresas públicas, al acudir a licitaciones de obras en el extranjero,  al no satisfacer el "interés general" esos contratos,  deben abstenerse de hacerlo, pues están incurriendo en una ILEGALIDAD MANIFIESTA. 
¿Qué dice el Consejo de Estado de las empresas públicas-contratistas?

Presupuesto y empresas publicas CONTRATISTAS ... ? en el AVE Medina-La Meca
Las cifras del AVE del desierto




Una tormenta en el AVE del desierto 

Ana Pastor, MINISTRA de Fomento y CONTRATISTA de obras públicas en la obra "AVE Medina-La Meca"

El AVE de Medina a La Meca vive un momento crítico. La obra más ambiciosa (y cara) comprometida por España en el exterior, por un valor de 6.700 millones de euros, se ha desvelado un proyecto ingobernable en el que es muy complicado poner de acuerdo a las 12 empresas españolas participantes, según reconocen todas las fuentes consultadas. A los problemas del diseño inicial del consorcio español se une la complejidad de una obra en el desierto en un país con diferente cultura. El remate es una carta en un lenguaje muy duro del nuevo ministro saudí de Transportes que hizo saltar las alarmas el pasado diciembre.

El nuevo ministro, Abdullah bin Abdulrahman Al Muqbel, nombrado el 8 de diciembre en una remodelación de nueve ministerios ordenada por el rey recientemente fallecido, es ingeniero de formación y fue alcalde de Riad, donde lideró las obras del metro. Y tiene carácter, que no reprime en mostrar. “Generalmente, los príncipes árabes nunca dicen que no”, explica un consejero: “Es algo que hay que aprender de su cultura. Pero este ministro es diferente. Expresa su contrariedad de forma directa”.

Apenas tres semanas después de ocupar su cargo, en plena Navidad hizo unas declaraciones públicas en las que amenazaba la continuidad del consorcio español por culpa de los retrasos en las obras. No fue un desliz verbal. Luego lo puso por escrito. “Es una carta muy poco ministerial. Es propia de un jefe de obra. Nos sorprendió el tono”, dice un consejero que habla con la condición del anonimato, como todos los consultados. Consejeros, empresarios y fuentes gubernamentales apelan a lo sensible que es el tema para guardar su nombre. Los técnicos lo hacen por miedo a represalias laborales. El AVE del desierto requiere ahora ingeniería diplomática.

La carta provocó una reunión urgente el 26 de diciembre del consorcio español, apodado ya en el sector como “el disorcio”. Antes hubo una declaración de la constructora OHL, presidida por Juan Miguel Villar Mir, ofreciéndose a subsanar presuntos retrasos de otras empresas españolas, en especial de la gallega Copasa, que cayó como una bomba. El consorcio no es un grupo compacto y acusa falta de liderazgo, según las fuentes consultadas. “Ha estado muy politizado desde el principio y el ministro saudí no quiere políticos”, opina un consejero.

En la reunión de urgencia celebrada en Madrid se decidió que había que cerrar filas. “El ministro tiene perfecta información de cuanto se dice en España y utiliza las noticias de disensiones en nuestra contra”, explica otro consejero. “Se enfadó porque sacamos la foto del Talgo bajando en el puerto [el 12 de diciembre embarcó en Barcelona el primer tren con destino Arabia], así que nos dijo: "Pues lo voy a devolver a España’. Aquellas declaraciones iban para nuestra prensa, para que entrara como un misil aquí”.

SIGUE LEYENDO ... verás mas en www.contratossectorpublico.es


“En Arabia Saudí, todos los grandes negocios se hacen a través de relaciones. Si no conoces a alguien de alto nivel, no funciona, explica un experto que trabaja en una escuela de negocios española. “Lo primero es buscar un lobby muy potente. Es evidente que en la candidatura española ha tenido una influencia decisiva el anterior rey, Juan Carlos, y sus amistades de muchos años. Y esas relaciones hay que cuidarlas: hay que tomar un té de vez en cuando”. Esta semana Juan Carlos I viajó de nuevo a Arabia.

El rey Juan Carlos viaja a Arabia Saudí en pleno conflicto del AVE a La Meca 

Salmán bin Abdulaziz Al Saúd, rey de Arabia Saudí

Don Juan Carlos ha viajado hoy a Arabia Saudí, apenas cinco días después de que su hijo se desplazara a Riad para ofrecer sus condolencias tras la muerte del rey Abdalá Bin Abdelaziz al Saud. La Zarzuela asegura que es “un viaje privado”, en el que “no se han utilizado medios del Estado” —es decir, ninguno de los aviones oficiales—, en el que nadie de la Casa del Rey le ha acompañado y en el que don Juan Carlos no lleva “ningún encargo” de Felipe VI.

La Zarzuela insiste en que el viaje obedece a una iniciativa “personal” del padre del actual Monarca motivada por la “relación de amistad” con el nuevo soberano saudí. Pero el desplazamiento de don Juan Carlos coincide con un momento muy delicado en las obras del AVE a La Meca, donde el consorcio español acumula retrasos y problemas para cumplir el compromiso de domar la arena y llevar la alta velocidad al desierto. Fue el mayor contrato obtenido por empresas españolas (6.736 millones de euros), pero si no se cumplen los plazos de entrega (diciembre de 2016), puede convertirse también en la peor publicidad para los ingenieros que aspiran a los grandes contratos para construir infraestructuras en la zona.

Don Juan Carlos ya estuvo en Arabia Saudí en mayo del año pasado. Le acompañaron entonces tres ministros -la de Fomento, Ana Pastor; el de Industria, José Manuel Soria; y el de Defensa, Pedro Morenés- y casi 30 empresarios españoles en busca de jugosos contratos aprovechando el tirón de don Juan Carlos con la familia real saudí. Don Felipe, uno de los primeros jefes de Estado en llegar a Riad el pasado sábado, tratará ahora de cultivar la excelente relación que su padre mantenía con las monarquías del Golfo. 

Arabia Saudí amenaza al consorcio español con rescindir el contrato del Ave a La Meca si no acelera las obras 

Ministro de Transporte de Arabia Saudí, Jeque Abdullah Al-Muqbel

El ministro de Transporte de Arabia Saudí, Abdullah Al-Muqbel ha dado un ultimátum a las doce empresas españolas encargadas del corredor de alta velocidad entre Medina y la Meca, a las que ha exigido presentar un plan de emergencia en los próximos dos meses para acelerar las obras. Así, según informa Arab News, el también Presidente del Consejo de la Saudi Railways Organization ha amenazado con emprender acciones legales e incluso rescindir el contrato con el consorcio español si no cumple con los plazos.


No obstante, el consorcio empresarial español ha asegurado que la parte española del proyecto está cumpliendo perfectamente los plazos que tiene marcados. "Todo se está haciendo según las condiciones previstas en el contrato", han dicho a Efe fuentes del consorcio.

El grupo español recuerda que aún faltan dos años para la entrega final de la obra, en diciembre de 2016, y que, por lo que a su labor se refiere, se están cumpliendo los hitos.

Arabia Saudí quiere que Renfe y sus socios aumenten el número de trabajadores y aceleren las obras para acabar el proyecto en la fecha fijada.

Según el contrato, el primer tren en pruebas debería comenzar a circular a principios de 2015. El presupuesto del corredor de alta velocidad entre Medina y la Meca asciende a 6.337 millones de euros.

El Gobierno español tiene muchas expectativas puestas en este proyecto y quiere que esta experiencia sea el primer paso de una relación a largo plazo, ya que en el país se están preparando licitaciones ferroviarias de 100.000 millones de euros.

Entre los proyectos que más sobresalen destaca un corredor ferroviario de norte a sur gestionado por Saudi Railway Company (SAR) al que aspira Renfe y Adif (AT Kearny se encarga de preparar la oferta), una conexión de mercancías de este a oeste (Golfo Pérsico-Mar Rojo) y el nuevo metro de Jeddah.

El rotativo detalla que el aviso del ministro de Transportes se registra después una "visita sorpresa" que realizó recientemente a las obras en la que habría analizado el progreso de los trabajos.

Según el periódico, durante su visita, el también presidente de la SRO conversó con técnicos de Renfe, compañía encargada de explotar la línea una vez se construya, y oficiales de obra, con los que trató sobre los retratos del proyecto.

El consorcio que a finales de 2011 se hizo con uno de los mayores contratos logrados por España en el exterior, presupuestado en 6.736 millones, está integrado por doce empresas, las públicas Adif, Renfe e Ineco, y las privadas Cobra (ACS), Consultrans, Copasa, Dimetronic, Imathia, Inabensa, Indra, OHL y Talgo, además de las saudíes Al Shoula y Al Rosan.



¿Quién tiene razón: la ministra de Fomento, Ana Pastor, haciendo de contratista, o el jeque Abdullah Al-Muqbel, ministro de Transporte, Órgano de Contratación de Arabia Saudí? 

¿Cuánto nos va a costar a los contribuyentes las ilegales incursiones de nuestras empresas públicas licitando en el exterior, licitación ilegal y anticonstitucional, algo que sólo beneficia a gestores públicos metidos a empresarios con el dinero de los contribuyentes? Esos gestores, si quieren invertir en el exterior, que lo hagan arriesgando sus patrimonios, no el de los contribuyentes. Es ignominioso enriquecerse  a costa del contribuyente.