AUTOPISTAS DEL FUTURO: INFRAESTRUCTURAS INTELIGENTES: PEAJES DINÁMICOS

Diligencia del Oeste americano

Autopistas del futuro: infraestructuras inteligentes: autopistas de varios niveles de peaje.

La rueda se inventó durante la Edad del Bronce, antes del cuarto milenio A.C. (Antes de Cristo). Como en todos los casos de los grandes inventos arcaicos, se discute si fue un caso único de innovación que se propagó a partir de la cultura en la cual se originó, o bien una idea que surgió simultáneamente en distintas culturas. Yo me inclino por la segunda hipótesis.



En la antigua Mesopotamia, en las regiones al norte del Mar Negro y en otros lugares de centro Europa, se han encontrado restos arqueológicos de parecida antigüedad que lo atestiguan.

En el segundo milenio A.C. los conductores sumerios ya disfrutaban de carros ligeros o narkabtu que alcanzaban velocidades de hasta 20 km/h al galope (Peter Watson,Ideas: A history of though and invention, from fire to Freud, 2006). La introducción de la rueda de radios poco después en ese mileno permitió velocidades aún mayores. Pero ¡ay! en época de Julio Cesar, los atascos en Roma habían empeorado hasta tal punto que la ciudad instituyó ordenanzas para prohibir el acceso a la ciudad del tráfico rodado (en aquel entonces fundamentalmente de mercancías o militar) durante las horas diurnas. La fluidez del tráfico debió mejorar aunque fuera a costa del descanso nocturno de los ciudadanos.



Desde entonces, los atascos de tráfico siguen siendo uno de los retos con los que se enfrentan nuestras ciudades. Los conductores pierden en ellos muchas horas que se podrían dedicar a labores productivas o al ocio. Los atascos aumentan el consumo de combustibles fósiles y afectan negativamente a la calidad del aire. El transporte público, las restricciones al acceso al centro de las ciudades, y otras medidas contribuyen a paliar este problema pero no resultan suficientes, pues nuestra sociedad no ha podido evitar completamente su dependencia del vehículo privado. Los nuevos proyectos de concesión que se están construyendo actualmente en las ciudades de Dallas y Fort Worth, en Texas (que se cuentan entre las diez ciudades con mayores problemas de tráfico en los EE.UU.) persiguen dar una nueva vida a estas congestionadas autopistas.



Video animation for west segment of the North Tarrant Express. Simulates view from the IH 35W/IH 820 interchange, heading east on IH 820.

Autopista North Tarrant Express en Fort Worth  North Tarrant Express – West Segment

La cinta roja que el presidente de Ferrovial, Rafael del Pino, cortó ayer en una nueva autopista en las afueras de Fort Worth (Texas) vendrá seguida por muchas más. Los grupos españoles se han hecho fuertes en EE UU y Canadá, acumulan una importante cartera de negocio y optan a proyectos que suman decenas de miles de millones de euros en autopistas, trenes, puentes o presas.

El mercado estadounidense de las infraestructuras es muy atractivo. Pese a que ya es el primero del mundo, el país se ha quedado rezagado en las clasificaciones internacionales sobre la materia. El déficit de inversión en infraestructuras, cifrado en cerca de un billón de euros, se concentra sobre todo en carreteras y autopistas.

Ferrovial, ACS y OHL son los grupos constructores españoles con mayor presencia en esos mercados, donde también hacen sus pinitos otras como Acciona y FCC. Desembarcaron en EE UU mediante compras hace ya cerca una década, en plena burbuja española: Ferrovial en 2005; OHL, en 2006, y ACS, en 2007. En aquel momento tenían un negocio español muy sólido y rentable, y apostaron por una diversificación y expansión internacional que ha sido en buena medida su salvación ante el estallido de la burbuja y el parón de la obra pública en España. La calidad técnica de la ingeniería española, con soluciones innovadoras y más avanzadas en muchos casos, y las compras a golpe de talonario han allanado el camino de la expansión. ACS ha sido la más agresiva en las compras y Ferrovial la que ha apostado más por el crecimiento orgánico, con OHL en un punto medio.



Autopistas de peaje dinámico: Más peaje cuanto más tráfico

La vía de 21,4 kilómetros que Ferrovial ha inaugurado este sábado en el área Dallas-Fort Worth (Texas) es una autopista de peaje dinámico. Está construida dentro de una autovía urbana congestionada que también se ha rehabilitado y cuyo uso seguirá siendo gratuito.

Al añadir estos carriles adicionales de pago (managed lanes) se duplica la capacidad de la vía a lo largo del corredor. Los conductores podrán elegir entre los carriles gratuitos o los nuevos pagando un peaje que fluctuará a lo largo del día, dependiendo de las condiciones del tráfico en el corredor de modo que la velocidad en los carriles de pago sea al menos de 50 millas por hora (unos 80 kilómetros por hora).

Los sensores instalados a lo largo de la autopista transmitirán información continua sobre las condiciones de tránsito (tráfico, meteorología, nivel de congestión, etcétera) y los peajes podrán reajustarse cada cinco minutos. La idea es que los precios suban cuando haya mucho tráfico, disuadiendo a más conductores de usar la vía de peaje y tratando de evitar así que se congestione. En un futuro incluso se contempla la idea de hacer devoluciones si la velocidad cae por debajo de 35 millas por hora.

Los precios de peaje se anunciarán con anticipación de las entradas a los carriles de pago para que los usuarios tengan tiempo para decidir si utilizan los managed lanes o prosiguen su viaje por los carriles de uso general de la autopista. Una vez tomada la decisión, el precio del tramo no varía para ese usuario.

La North Tarrant Express (NTE) se abre con nueve meses de adelanto sobre la fecha prevista tras cuatro años de construcción y una inversión de 2.100 millones de dólares. La concesión tiene una duración de 52 años. Rafael del Pino, presidente de Ferrovial, e Íñigo Meirás, consejero delegado, presidieron el acto de inauguración, junto con los alcaldes de las principales ciudades a las que da servicio la autopista, así como con autoridades del Departamento de Transporte de Texas.



North Tarrant Express - West Segment (September 2012)