MINISTERIO DE FOMENTO: AUTOPISTAS DE PEAJE RADIALES: FRACASO - QUIEBRA - MALVERSACION DE FONDOS





¿Qué estudios se hicieron y en qué informes se apoyaron los gestores políticos de turno para licitar los contratos concesionales de las autopistas de peaje radiales de Madrid?

El fracaso de las autopistas radiales

Autopistas hacia la quiebra: Las concesionarias triunfan fuera, pero tienen su principal problema en casa
Las empresas españolas son líderes mundiales en las concesiones de peaje. Triunfan en Canadá, Estados Unidos, México o Brasil; pero en casa, más concretamente en Madrid, han pinchado en hueso. Por la crisis, pero también porque la caída del tráfico no ha hecho si no exacerbar sus errores de desarrollo, las radiales que circunvalan la ciudad han acabado siendo un rotundo fiasco. La última en asumir el fracaso ha sido la R-2 a Guadalajara, que ha solicitado el concurso de acreedores en plena semana europea de la movilidad. Atrás quedan ayudas públicas por miles de millones y años de pérdidas para las compañías. Sin embargo, la red vial que forjó Rafael Arias-Salgado y ejecutó Francisco Álvarez Cascos cuando eran ministros de Fomento, también ha dejado una ciudad hipertrofiada de asfalto y polución que, pese a la sucesión de kilómetros y kilómetros de calzada, no escapa al atasco.

Uno de los puntos más conflictivos para la circulación en Madrid es la M-40, autopista de circunvalación libre de peaje. Es jueves, 19 de septiembre, a las ocho de la mañana y, aunque hay un número elevado de vehículos, se avanza por el tramo sur hacia la R-5. Precisamente el polémico proyecto de Eurovegas quedará junto a esta carretera en el caso de que se convierta en realidad. La tranquilidad de la R-5 no tiene nada que ver con la nacional, atestada de tráfico, como todos los días.

Las radiales se pusieron en marcha en el primer mandato de José María Aznar como una herramienta para dinamizar la edificación de la periferia, ya que hizo realidad aquello de “a 20 minutos del centro de Madrid” sin importar la distancia. Este eslogan inmobiliario hizo furor en Arroyomolinos, a 29 kilómetros de la capital. Este municipio, que antes de inaugurarse la R-5, en 2004, tenía 3.800 habitantes, ahora acoge a 22.500 personas en los miles de chalés apareados que se agolpan a los bordes de sus carreteras.

Arroyomolinos es la ciudad que más ha crecido de España en lo que va de siglo. Como cada mañana, muchos de sus vecinos eligen para ir al trabajo la radial, que entra directa en el municipio. Sin embargo, el incesante goteo de coches desde sus calles hacia las casetas del peaje no dura mucho. Una vez que pasan las nueve de la mañana y los niños ya están en el colegio, desaparece.



La batalla entre Fomento y Hacienda deja a las autopistas de pago al borde de la quiebra.


Las autopistas de peaje más modernas de España están a punto de convertirse en los mayores puntos negros –donde más accidentes se producen– para la banca y para el Estado. Los intereses encontrados que mantienen desde hace meses los ministerios de Fomento y de Hacienda han hecho imposible encontrar una solución para rescatar las autovías de pago; la primera de ellas irá a la liquidación este viernes si Ana Pastor o Cristóbal Montoro no lo remedian en el último momento.

La única posibilidad de acuerdo reside en la Comisión de Subsecretariosque se celebrará hoy en el Palacio de la Moncloa. Los dos departamentos enfrentados tendrán que dirimir sus diferencias ante la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, que tiene una papeleta realmente difícil. Las  posiciones están muy alejadas y, por si fuera 
poco, la presión de la Comisión Europea juega muy en contra porque cualquier salida de emergencia podría ser interpretada como una ayuda de Estado. En resumidas cuentas, el Gobierno corre el riesgo de verse abocado a un contencioso con Bruselas en un momento realmente inoportuno, cuando se está negociando el reparto de poderes dentro del nuevo Gobierno comunitario que presidirá Jean-Claude Juncker.

Las intensas reuniones que vienen manteniendo los responsables de Fomento, Hacienda y la banca acreedora no han dado sus frutos para afrontar un problema que se traduce en un agujero de 5.000 millones de euros. Este importe se corresponde con la deuda de 4.500 millones que acumulan las entidades que financiaron nueve autopistas de peaje entre el último mandato de Aznar y el primero de Rodríguez Zapatero. A dicha cifra hay que añadir otros 500 millones en expropiaciones.

Fomento echa las culpas a Hacienda de la falta de acuerdo, mientras Montoro considera que toda la responsabilidad es del ministerio que gestiona las infraestructuras del país. Entre la banca, la postura es inequívoca. No aceptan la contraprestación ofrecida por el Gobierno, la cual consiste en imponer una quita del 50% sobre el volumen impagado y pagar una rentabilidad del 1% a treinta años sobre el 50% restante. El departamento que dirige Ana Pastor estaría dispuesto a abrir un poco la mano y abonar una TIR del 2,6%como opción para facilitar un acuerdo con los bancos.




No vull pagar, No quiero pagar. Con este lema centenares de catalanes se rebelaron, en abril de 2012, contra el pago de las autopistas de peaje. La realidad, sin embargo, es algo más complicada: las autopistas de peaje, como ocurre con las otras, las pagan todos los contribuyentes. Impuesto tras impuesto, para garantizar la financiación de las concesionarias de estas carreteras España se ha gastado, entre 1977 y 2008, 4.773,62 millones de euros. Para hacerse una idea de las magnitudes, la cifra representa algo más que un tramo de la ayuda que la 'Troika' inyectó en las arcas públicas griegas para rescatar al país entero. 

Se trata de un dato cuyo origen se remonta a mediados de los años 80 y que El Confidencial hace público gracias a la colaboración de un ciudadano común. Pedro Egea lo ha obtenido y compartido con este periódico tras realizar una petición de acceso a la información a través de la plataforma tuderechoasaber.es. El Ministerio de Fomento ha hecho pública, por primera vez en un documento único, la cantidad que, año por año, ha sido abonada a las mayores concesionarias del sector como "seguro" por la financiación exterior que tuvieron que buscar hace 30 años. 

Acesa, Europistas, Betica, Aumar, Avasa, Audasa, Eurovias, Aucalsa, Vasco Montañesa y Audenasa son las concesionarias que recibieron los pagos “con objeto de lograr la más pronta amortización de la deuda del sector”, según reza la ley que regula el procedimiento de revisión de las autopistas de peaje.




Es uno de los grandes quebraderos de cabeza del actual Gobierno: evitar que la quiebra de una docena de autopistas de peaje en Madrid impacte terriblemente sobre el déficit público. Esta semana se ha conocido que las intenciones de Fomento pasan por plantear a las concesionarias y a los bancos que asuman una parte de la deuda, que supera los 4.000 millones de euros, y entre todos minimizar el impacto de aquellas construcciones fantasmaen las cuentas públicas. Atrás quedan los días de vino y rosas en los que las radiales de Madrid se vendían como “autopistas de nueva generación”, que eran “esperadísimas” y serían “rentabilísimas”. La previsión de tráfico con la que contaba el Ejecutivo de José María Aznar, el que puso en marcha esta ruinosa inversión, era de que por las carreteras de pago madrileñas rodarían unos 30.000 vehículos al día, una cifra lo suficientemente amplia como para conseguir descongestionar las entradas y salidas a la capital. Ningún pronóstico se cumplió.

El sobrecoste que registraron las expropiaciones de los terrenos sobre los que se construyeron las vías, la pérdida de poder adquisitivo de los ciudadanos, el incremento de los carburantes y los niveles del tráfico muy inferiores a los que señalaban los informes de rentabilidad constituyen los principales factores de la delicada situación por la que atraviesan estas autopistas de peaje. Según la patronal Seopan, las autopistas madrileñas han visto descender el tráfico en un 48%.

Miguel de la Fuente, director gerente del Foro PPP, una asociación qe promueve la concesión de infraestructuras, hace un repaso para El Confidencial sobre los motivos que provocaron que hoy estemos en esta situación. "Influyeron varios factores. Entre ellos, la planificación se hizo en época del boom, cuando la venta de vehículos estaba disparada, cuando se preveía que esa inversión podía llegar a ser rentable". A su juicio, el esquema también falló porque sus trazados se hicieron de pago a pesar de quediscurren en paralelo a cuatro autovías, públicas y gratuitas, por las que se entra y se sale de la capital. "Y están mal diseñadas: en algunos tramos de esas carreteras no se evitan los atascos y su conexión no es fácil". Los conductores lo tienen claro: no merece 



Jose Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia

ING Belgium, BBVA, Banco Santander, Catalunya Banc y otras entidades acreedoras han presentado tres demandas contra Bankia, ACS, Sacyr y otros reclamando el cumplimiento de las obligaciones asumidas en el contrato de apoyo formalizado en el marco de la financiación otorgada a las radiales R-3 y R-5.

Según consta en un documento remitido por Bankia a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), las demandantes también instan a cumplir la "confort letter" emitida por Bankia en garantía del cumplimiento de las obligaciones derivadas de dicho contrato de apoyo suscrito en el marco de la refinanciación otorgada por el sindicato bancario a la sociedad concesionaria para la construcción de ambas radiales. El riesgo total asumido, indica Bankia, asciende a 165 millones de euros.

En octubre de 2012, el juzgado de lo mercantil número 6 de Madrid declaró el concurso voluntario de acreedores de las concesionarias de las autopistas radiales de Madrid R-3 y R-5 y ha nombrado administrador concursal al Ministerio de Fomento.

En los cinco primeros meses del año, la intensidad media diaria (IMD) de estas autopistas contabilizó una caída del 13,4 % en el caso de la R-5 y del 10,6 % en el de la R-3, según los últimos datos publicados por el Ministerio de Fomento. En ese periodo, el tráfico en todas las autopistas de peaje repuntó un 2,4 % con respecto al mismo periodo del año anterior, impulsado por los buenos datos registrados en abril, cuando coincidiendo con la Semana Santa el tráfico se disparó más del 16 %.


Y, ahora ¿Qué?, señora Ministra?
La banca ejecuta los créditos de las radiales de Madrid y declara la guerra al Gobierno

Rodrigo Rato, el gran pufo, el-dia de la salida a bolsa de Bankia
La banca le ha declarado la guerra al Gobierno por el agujero de las autopistas de peaje, que asciende a cerca de 5.000 millones de euros.Bankia, el mayor acreedor de las radiales R-3 y R-5 de Madrid, ha ejecutado en un movimiento sin precedentes los créditos de la sociedad concesionaria, participada por Abertis, ACS, Sacyr y la propia entidad financiera. Se da la circunstancia de que el banco tiene como mayor accionista al Estado, contra el que se ha rebelado.

Fuentes próximas a los accionistas han reconocido que los bancos acreedores de Accesos de Madrid, la empresa que gestiona las dos autopistas de pago, han demandado a la compañía participada por La Caixa y por OHL y a las constructoras presididas por Florentino Pérez y por Manuel Manrique,respectivamente. Le exigen el cobro de las prendas, que principalmente songarantías dinerarias y que, según distintas fuentes, oscilan entre los 200 y los 300 millones de euros. También tienen derecho a quedarse con la titularidad de la concesiones, cuyo accionista último es Alazor Inversiones, y que tiene como secretario del consejo al abogado de la infanta Cristina,Miguel Roca Junyent.


Aunque en este artículo se cita de pasada, el verdadero problema de las radiales es que llevan de ninguna parte a ninguna parte. Cuando después de tres cuartos de hora de atasco saliendo de Madrid, cuando ya se empieza a circular con soltura, aparece la opción de coger la autopista. ¿Para qué? Pues para que se acabe en Arganda, adonde puedes ir incluso en metro o, peor aún, para que te deje en mitad del campo. Mientras tanto, las carreteras de siempre completamente colapsadas porque Zapatero paralizó todas las inversiones en Madrid nada más llegar al poder y ahora ya no hay dinero ni para conectar las carreteras que se cruzan.


Accesos de Madrid solicitó el concurso de acreedores en octubre de 2012después de renegociar en varias ocasiones y en balde su deuda de 660 millones de euros. La gestora, creada durante el último mandato de José María Aznar, consiguió incluso préstamos participativos por parte del  Gobierno de José Luís Rodríguez Zapatero por hasta 540 millones para abonar los costes adicionales de las expropiaciones.

La decisión de Bankia, que ha actuado en nombre de todos los prestamistas en condición de banco agente, se produce después de que la ministra de Fomento, Ana Pastor, incumpliese lo prometido con la banca, con la que alcanzó un principio de acuerdo para crear un holding de capital público en el que se agruparían a las diez concesiones que actualmente están en quiebra. Los bancos aceptarían una quita próxima al 50% si el Estado inyectaba dinero nuevo y cargaba con la deuda pendiente de pago.