MINISTERIO DE DEFENSA: DENUNCIA DE FRACCIONAMIENTOS EN CONTRATOS MENORES ... ¿CORRUPCIÓN EN EL EJERCITO ... ? ¿QUÉ HACE LA INTERVENCIÓN GENERAL?



El ‘yo acuso’ del teniente Segura

 
Pagos por productos y servicios inexistentes, contratos a proveedores fraccionados adrede para ser adjudicados a dedo por un precio superior al original, cursos de formación abonados de forma fraudulenta y la desaparición del 25% del inventario disponible en el cuartel son algunos de los hechos denunciados por el teniente Luis Gonzalo Segura.

Ante la ausencia de resultados obtenidos siguiendo los cauces que marca la Justicia Militar, optó por contar la corrupción y los abusos militares que había presenciado en Un Paso al Frente, una novela que, en tan sólo tres meses en el mercado, ha logrado vender más de 10.500 ejemplares y ya se encuentra por su cuarta edición. Pese a haber escogido el formato de ficción para su relato, gran parte de los hechos allí descritos se encuentran basados en las denuncias y procesos judiciales emprendidos por el propio oficial a los que EL MUNDO ha tenido acceso.

Desde que fue destinado a la Subdirección de Operaciones de Red de la Jefatura de Sistemas de Información Telecomunicaciones y Asistencia Técnica del Ejército, el teniente Segura fue testigo de numerosas irregularidades sobre las que, como se recoge en su primera denuncia ante la Unidad Orgánica de la Policía Judicial de la Comandancia de Madrid, informó primero a sus superiores directos pero, ante su falta de respuesta, desembocó en una larga lista de procesos judiciales y apelaciones.

En ellos relata que «en ocasiones, para evitar concursos y mesas de contratación, se partían los contratos en otros por cuantías inferiores a 18.000 euros», cantidad a partir de la cual la ley no permite adjudicar a dedo las compras de materiales y suministros. Una práctica que, según explica a modo de ejemplo en su recurso de apelación ante el Juzgado Togado Militar Central nº 1, se realizó con la compra de 90 ordenadores portátiles que finalmente, «se fraccionó en 30 contratos menores». El teniente apoya esta afirmación mostrando una serie de evidencias entre las que se incluyen informes y memorias técnicas favorables (con una cuantía inferior a 18.000 euros) y el pliego de la empresa proveedora. Finalmente, Segura indica que dichos portátiles fueron adquiridos por 52.126,35 euros en lugar de los 44.784 euros de la oferta inicial.

Las diversas denuncias y documentos judiciales también recogen como, después de que el teniente elaborase en su unidad un inventario «de los equipos informáticos obtenidos con factura de los que se desconocía su procedencia», se llegó a «la conclusión de que existía un desfase …


"Cuando entro por la puerta del cuartel vuelvo al siglo XX"

 

"En Portugal un militar puede manifestarse, puede hablar con la prensa, puede mostrar su ideología política... Allí se concibe que el Ejército forma parte de la sociedad y ésta es plural, con gente de derecha y de izquierda". Son unas Fuerzas Armadas como le gustarían al teniente Luis Gonzalo Segura en España.
 

UN PASO AL FRENTE 4ªED GONZALO SEGURA,LUIS

Pero aquí son muy diferentes. Autoritarismo y corrupción, como dos caras de una misma moneda, son fenómenos que este oficial de 36 años ha vivido durante más de una década en los cuarteles, una realidad que hace recordar a los pasajes de La Forja de un rebelde en los que Arturo Barea describió a los ejércitos españoles en África a principio de siglo XX. Recurrir a la justicia militar no le ha servido de nada, pese a que ya ha puesto cuatro denuncias y ha presentado pruebas sobre irregularidades en los presupuestos. Y por eso ahora quiere contar qué pasa en el interior de las Fuerzas Armadas a la sociedad, esa misma que dio la espalda al estamento cuando la mili fue abolida en 1996. Así espera conseguir algo de eco. Como reclamo, ha escrito el libro Un paso al frente, una novela que sin embargo es un testimonio único de lo que ocurre de puertas para dentro en las Fuerzas Armadas.

Este lunes lo presenta públicamente y es el día de su lanzamiento. En la presentación estará arropado por representantes de prácticamente todas las asociaciones de militares. Y, reconoce, que es muy posible que después de ese acto sea arrestado o incluso puede que sea expulsado. En cierta medida depende del apoyo que reciba tanto de los militares como la sociedad. Muchos de los primeros ya han tomado partido. Antes de haber sido publicado el libro ya son cientos o miles los miembros de las Fuerzas Armadas que le han escrito o mostrado su apoyo a través de Internet. Y han abarrotado los actos de presentación previos que ha hecho. "Más que un libro, es una lucha por los derechos y la igualdad en el mundo militar", como el propio Segura lo define. En la entrevista, fiel a su objetivo, prefiere no hablar mucho del libro, sino del objetivo que lo atraviesa: la denuncia del autoritarismo y las prácticas fraudulentas que, por lo visto, son demasiado cotidianas entre los altos mandos de los ejércitos.

SIGUE LEYENDO ... más con www.asturiasenred.es

Asociaciones militares apoyan 'Un paso al frente', la novela que denuncia corrupción en el Ejército




El teniente que destapó abusos en el Ejército ingresará en una ‘cárcel’ militar

El teniente Luis Gonzalo Segura ha sido castigado con el ingreso en un centro disciplinario militar -con un régimen casi idéntico al de una cárcel-, según han declarado a La Marea fuentes cercanas al oficial, por un periodo que podría llegar hasta los seis meses, tras la publicación de un libro en el que destapa casos de corrupción y abusos. Sus superiores le achacan dos faltas graves porque consideran que, según explican estas fuentes, las declaraciones que ha realizado en medios de comunicación “atentan contra la disciplina”.

“Van a meterme en la cárcel sin pasar por un juicio, por contar lo que todo el mundo sabe en la institución. Es lamentable que en el siglo XXI siga ocurriendo esto”, apunta Segura, quien supo desde el primer momento que se jugaba algo más que un puesto de trabajo. El libro, titulado Un paso al frente, ha vendido más de 10.000 ejemplares en pocas semanas y ha despertado un gran interés entre militares y civiles y, al parecer, un gran recelo en la alta jerarquía militar.

“Me quieren meter en la cárcel cuando los corruptos son ellos”

Por su parte, desde la Jefatura de Estado Mayor del Ejército de Tierra han indicado a este medio que no pueden dar detalles sobre el caso “por ser de carácter personal y reservado”. El concepto de disciplina, según alertan algunas organizaciones castrenses, como la Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME) o la Asociación Militar de Tropa y Marinería (AMTM), es laxo y se utiliza sin control efectivo ni fundamento jurídico.

 “Lo que realmente atenta contra la disciplina son la corrupción y los abusos que hay en el Ejército, no que yo cuente que existen”, apunta el teniente, que considera esta “persecución” como un “atentado contra la democracia y la libertad de expresión”. “No me voy a callar, aunque me encarcelen”, zanja. El oficial está pendiente de que el Tribunal Militar le comunique este jueves la pena exacta que tendrá que cumplir por las sanciones graves. Además, explica que la fiscalía castrense está estudiando una pena de hasta seis años.

PEDRO MORENÉS EULATE, mINISTRO DE dEFENSA


El Gobierno nombra al general Ángel Méndez Interventor General de la Defensa

 

El Interventor General de Defensa está adscrito , funciolamente a la Intervención General de la Administracion del Estado, y, orgánicamente a la Subsecretaria de Defensa cuya jefatura ostenta Dª. Irene Domínguez-Alcahud Martín-Peña, del Cuerpo de Abogados del Estado.


¿No tendrían que ser civiles, como en la Guardia Civil lo son los Interventores y Auditores del Estado, los Interventores del Ministerio de Defensa?

La dependencia jerárquica, estructurada militarmente, no favorece, en absoluto, el ejercicio de la función interventora que debe gozar de independencia funcional y orgánica en el ejercicio de sus funciones tanto auditoras como interventoras.