LA CORRUPCION QUE NO CESA TRAE CAUSA DE HABERSE SUPRIMIDO LOS CONTROLES PREVIOS EN LA ADMINISTRACIÓN: LAS AUDITORIAS ... INEFICACES

LA CORRUPCIÓN QUE NO CESA

Rafael Blasco, exconsejero de la Generalidad Valenciana
Ocho años de cárcel a un exconsejero de Camps por fraude en ayudas al desarrollo

Sentencia
Los jueces han condenado este miércoles al exconsejero valenciano Rafael Blasco a ocho años de cárcel y 20 de inhabilitación absoluta por el fraude en las ayudas de cooperación al desarrollo, cometido durante la presidencia de Francisco Camps. Un total de 43 años de prisión y 47 años de inhabilitación para la trama que se apropió de los fondos destinados a proyectos de desarrollo en América Latina, África y Asia por la Generalitat valenciana. La red estaba integrada por la cúpula de la Consejería de Solidaridad, a la que pertenecían seis de los nueve condenados.

Al frente de todos ellos, como "director" de la trama, Rafael Blasco, el hombre que ha definido una parte clave de la política valenciana de los últimos 30 años, y que alcanzó su máxima cota de poder en 2009, durante la recta final del mandato del expresidente Camps. Los magistrados han condenado a Blasco, que sigue siendo diputado autonómico, a ocho años de cárcel como jefe de la red y 20 años de inhabilitación absoluta por los delitos de malversación de caudales públicos, tráfico de influencias, prevaricación administrativa y delito continuado de falsedad en documento oficial.

La sentencia considera probado que Blasco, exconsejero y exportavoz del PP en las Cortes Valencianas forzó el procedimiento de concesión de subvenciones. Presionó a funcionarios. Y que, a la vista de su resistencia, los relevó por personas de su confianza que sí accedieron a conceder las ayudas violando los criterios legales. El fallo conocido hoy corresponde a la primera pieza separada del caso Cooperación, una macrocausa que tiene otras dos piezas separadas.

En esta historia de villanos hay también algunos héroes discretos: en primer lugar, los funcionarios que se negaron a conceder las ayudas y contaron lo ocurrido en el juicio. La sentencia recoge, entre otros pasajes …

Los próximos pasos

Lo previsible es que el exconsejero Rafael Blasco, conocido por su tenacidad, recurra la condena, aconsejado por su letrado Javier Boix, el mismo que defendió al expresidente valenciano Francisco Camps y al expresidente de la Diputación de Castellón Carlos Fabra.

Fuentes cercanas al consejero citadas por las agencias Efe y Europa Press dan por hecho que presentará el recurso de casación y, en paralelo,renunciará al acta de diputado autonómico.

La apelación ante el Tribunal Supremo supondría paralizar el ingreso en prisión del político en torno a un año, el tiempo que suelen tardar en resolverse los recursos de casación.

Si el Supremo respalda la decisión de los magistrados valencianos Pilar de la Oliva, Juan Climent y Antonio Ferrer de condenar a Blasco, a sus subordinados y al resto de miembros de la trama de cooperación, el siguiente paso será su entrada en prisión.

Al haber sido condenado a una pena superior a los cuatro años de cárcel no hay posibilidades de que los jueces suspendan la ejecución de la pena  de Blasco mientras el Gobierno resuelve una hipotética aunque previsible petición de indulto.

Hace unos meses, otro diputado valenciano condenado a prisión, el exalcalde de Torrevieja Pedro Ángel Hernández Mateo, sí logró la suspensión de la pena, pero él había sido condenado a tres años.

El político que más veces ha sido consejero del Gobierno valenciano tiene 69 años. Pero eso no es un impedimento para que ingrese en la cárcel. A partir de los 70 años la edad es un elemento a favor del reo para recibir beneficios penitenciarios, pero hay cientos de presos que a pesar de ello permanecen encarcelados en España.


El exconsejero valenciano Rafael Blasco, condenado a ocho años de prisión por malversar ayudas de cooperación