EL MINISTERIO DE FOMENTO NO CONTROLA LOS SOBRECOSTES DE LAS OBRAS PÚBLICAS

Corrupción en el Ministerio de Fomento

El Tribunal de Cuentas exige al Adif más control sobre la subcontratación
  • El gestor del AVE incumplió la Ley de Contratos, según un informe del Tribunal... Y ... para qué está la Abogacía del Estado en el ADIF? ¿No está para velar por la legalidad en la contratación pública?
  • ¿Qué controles lleva a cabo la Intervención General de la Administración del Estado en el Ministerio de Fomento, y, sobre todo, en el ADIF, que no se esfuerza en atajar tanto escándalo de corrupción?
  • ¿Qué informes emite la Abogacía del Estado sobre los modificados que no paran nunca de generar sobrecostes en las obras? 
  • Según el Tribunal de Cuentas el ADIF si no vulnera la normativa contractual está en el filo de la navaja.
El escándalo de los sobrecostes del AVE vuelve a encender las alarmas en Fomento con vistas a los contratos en el exterior

La polémica surgida a raíz del proceso que se sigue en un juzgado de Barcelona por la denuncia de la Fiscalía Anticorrpción de presuntas irregularidades en contratos del AVE Madrid-Barcelona ha hecho que las alarmas vuelvan a dispararse en el Ministerio de Fomento por las posibles repercusiones que pueda tener en el área ferroviaria, una de las que más alegrías está proporcionando en el exterior al departamento que dirige Ana Pastor.
La detención durante la semana pasada de algunos directivos del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), implicados en las presuntas irregularidades en la adjudicación y desarrollo de contratos que habrían presentado notables sobrecostes, viene a añadirse a la imputación de hasta once directivos de la sociedad pública en relación con el caso que se sigue por el trágico accidente del tren Alvia en Santiago a finales de julio de 2013, que costó la vida a casi 80 personas.
Precisamente, el accidente de Santiago encendió todas las luces de emergencia en Fomento debido a la trascendencia de un suceso que dio la vuelta al mundo y que resultaba especialmente inoportuno tanto para la ‘marca España’ en general como para el sector ferroviario público en particular debido a las posibilidades de expansión en el exterior que permanecen abiertas.
Adif es una de las empresas públicas del sector ferroviario más implicadas en la consecución de contratos en el exterior, junto a Renfe y a la ingeniería Ineco
.

Fomento y el Tribunal de Cuentas ya alertaron hace más de diez años de sobrecostes del 37% en el AVE a Barcelona



Viaducto del Candi a la altura de Montblanc (Tarragona)
Fomento ha pagado 10.000 millones por sobrecostes en obras en seis años

El ingeniero Manuel Melis conoce ese tramo. “Lo llamábamos el viaducto ascensional, como nuestro Señor. Es el primer viaducto del mundo que en vez de asentarse sobre el terreno sube”. Melis, catedrático de Ferrocarriles, autor entre otras de la obra de la M-30 de Madrid y crítico con la forma de hacer infraestructuras en España, admite que el viaducto del AVE sobre el barranco del Candí (Montblanc, Tarragona) es un ejemplo de hasta dónde ha llegado la obra pública en el país.

Abierto en 2003, el paso sobre el barranco tiene una longitud de 413 metros y pilares de hasta 60 metros de altura. Pero pronto se vio que se estaba elevando. “Era una cantidad apreciable, no unos milímetros, llegó a subir más de 40 centímetros y el AVE solo podía ir por allí a 80 kilómetros por hora”, recuerda un geólogo que conoce el proyecto y que pide que no se publique su nombre por trabajar para la Administración.

Los pilares se asentaban sobre yeso deshidratado (anhidrita), que en contacto con el agua se expande. Si lo normal es que el peso del viaducto haga que se asiente, este se elevaba. El proyecto del AVE no había previsto el problema y años después de abrirlo, ADIF, el organismo de Fomento que construye el AVE, tuvo que encargar un modificado de obra —uno de tantos— de 43,5 millones. “Hubo que echar una cantidad enorme de tierra para evitar que el yeso se hidratara y frenar el ascenso”. Un volumen de 1,4 millones de metros cúbicos (como 1,4 veces el Santiago Bernabéu) de tierra cambiaron el perfil del barranco y horas y horas de cemento reforzaron los cimientos. El sobrecoste superó el millón por cada 10 metros lineales de vía. En Ineco, la ingeniería de Fomento, ningún ingeniero quería ligar su nombre a esa obra.


OHL culpa a Adif y al Ministerio de Fomento del sobrecoste del AVE


OHL transmitió «desde el principio y en varias ocasiones» a Magdalena Álvarez y al entonces presidente de Adif Antonio González que el tramo Hospitalet-La Torrassa del AVE a Barcelona presentaba deficiencias técnicas y riesgos que tenían que ser subsanadas por lo que propuso la ejecución del túnel con tuneladora.
En vista de las filtraciones que se podían producir en las pareces verticales del proyecto elaborado por Adif, que OHL interpreta como «inadecuado», y los posibles socavones, la compañía propuso a ambos ejecutar el túnel con tuneladora, una alternativa que hubiese tenido un coste aproximado de 125 millones de euros, con una reducción de dos meses en el plazo contractual. Sin embargo, la presidencia de Adif rechazó la solución y exigió que se realizara la obra conforme al proyecto adjudicado pero como comenzaron a producirse filtraciones de agua y limo, movimientos de arenas y socavones, el gestor ferroviario encargó obras de emergencia y modificados
.
Inicialmente, el presupuesto inicial era de 107 millones, una cantidad que seguro que iba a incrementarse debido a las características del terreno.
Según indicó ayer el presidente de OHL, Juan Miguel Villar Mir, en una rueda de prensa previa a la Junta de accionistas, ni la ministra de Fomento de entonces ni el presidente de Adif dieron de ninguna manera importancia a las filtraciones que se iban a producir.
Asimismo, OHL asegura que el total de la liquidación del proyecto ascendió a 214,3 millones de euros, una cantidad que Adif redujo por el expediente de responsabilidad patrimonial por importe de 34,2 millones que abrió el gestor ferroviario a la compañía para compensar los gastos de autobuses durante el tiempo que el tramo estuvo cortado y los daños ocasionados. Un expediente que fue respetado por la nueva Administración.
Con respecto a las variaciones desde el importe de 214,3 millones hasta los 354,7 millones publicados por algunos medios, el presidente de OHL asegura que ignora su existencia y, en su caso, su destino. En octubre de 2007, cuando OHL había adjudicado el 90 % de la obra, Magdalena Álvarez y el entonces presidente de Adif decidieron, «prescindiendo de tramitación y justificación alguna», sustituir a la compañía por Sacyr para la ejecución del 10 % restante.OHL asegura ignorar el origen del resto del sobrecoste del tramo que, según algunos medios, finalmente supuso una inversión de 354,7 millones.
La ministra de Fomento, Ana Pastor, aseguró el lunes que los sobrecostes en obra pública en los ocho años del Gobierno socialista «llegan a casi 8.000 millones de euros». Mientras que el balance desde que asumió el cargo «está a cero».