ARABIA SAUDI: GUERRA ABIERTA EN EL CONSORCIO CONSTRUCTOR DEL AVE-LA MECA


Trenes Talgo 350 
¿Pueden, legalmente, las empresas públicas ser licitadores tanto en España como en terceros paises, v.g., Arabia Saudí? 
¿Por qué tienen que soportar los contribuyentes el riesgo y ventura de las empresas públicas? 
¿Cuál fue el objetivo y finalidad de su constitución con cargo al erario público?

¿Marca España? OHL y la pública Ineco se pelean por el dinero del AVE a La Meca

El presidente de OHL, Juan Miguel Villar Mir.

La bandera de la Marca España se deshilacha. El gran proyecto del AVE entre Medina y La Meca, cuya consecución sirvió para enarbolar la recuperación del país en plena crisis de confianza internacional, parece a punto de descarrilar. Según fuentes próximas a los socios del consorcio, OHL y otras empresas privadas están en desacuerdo con la gestión de Ineco, la empresa pública que lidera la apuesta española, a la que acusan de quedarse con los primeros pagos abonados por Arabia Saudí.

Las diferencias entre las partes son tales que OHL presentó hace unos meses un arbitraje para solucionar lo que consideraba un trato desigual por tener que hacer frente a unos costes de construcción mayores de los contratados y por no percibir los primeros ingresos por sus trabajos. Fuentes próximas a Al-Shoula, el consorcio hispano-saudí que ganó la licitación del proyecto por 6.700 millones de euros, reconocen que la multinacional presidida por Juan Miguel Villar Mir preparó el citado arbitraje, pero que lo dejó en suspenso a petición de Pablo Vázquez, presidente de Ineco y representante de la totalidad de las empresas nacionales.

Dieron marcha atrás para tratar de solventar el desencuentro de forma interna. Sin embargo, cinco meses después de ese encontronazo, las divergencias entre Ineco y OHL, que supuestamente tiene el respaldo de Copasa y de ACS,  lejos de cicatrizar, se han ampliado. Hasta el punto de que los servicios jurídicos de Villar Mir se han puesto manos a la obra para reactivar el arbitraje y ampliar los argumentos por los que inicia el litigio.

Fuentes próximas a Ineco reconocen las discrepancias, pero matizan que son normales en un proyecto de tal envergadura. Además, confían en que la sangre no llegue al río y que las desavenencias se resuelvan mediante la negociación. Una versión afable del conflicto que contrasta con la postura más beligerante de las empresas privadas, las cuales se quejan del trato discriminatorio de la compañía de ingeniería propiedad del Estado.

  

La visita del Rey a Arabia pone fin a la lucha de socios del AVE a La Meca

AVE Medina-La Meca 

El Rey Juan Carlos inicia este fin de semana una visita oficial a Arabia Saudí. El punto fuerte de la agenda del monarca será la defensa de los intereses empresariales españoles en el país donde, por su dimensión económica, sobresale el contrato para la construcción del tren de alta velocidad entre Medina y La Meca, encargado a un consorcio integrado por doce firmas nacionales. 

Las empresas involucradas en el proyecto del AVE del desierto (Adif, Cobra, Consultrans, Copasa, Siemens, Ima-thia, Indra, Ineco, Inabensa, OHL, Renfe y Talgo) llegan a Arabia con un nuevo pacto de accionistas que cambia el sistema de mayorías para la toma de decisiones y se concretan las responsabilidades y los subcontratos de cada uno de los integrantes de la UTE. Según las fuentes consultadas, se trata de un paso importante para acelerar las obras, uno de los asuntos que más preocupa al cliente. 

Tras más de dos meses de discusiones, la alianza empresarial ultima el nuevo documento que entierra las disputas internas que hacían peligrar el buen funcionamiento del consorcio. El desencadenante fue el enfrentamiento de algunos socios con OHL, que se había negado a modificar las condiciones originales del pacto de accionistas. 

El proyecto ferroviario en Arabia entra en la categoría de “asunto de Estado” debido a la complejidad de la obra (unión de las dos ciudades santas cruzando el desierto) y el volumen de la inversión (6.700 millones de euros), por lo que las autoridades españoles quieren entrevistarse con el cliente en perfecto estado de revista y sin fisuras entre los doce socios españoles que componen el consorcio.


“La intención es que el Rey llegue a Arabia con un nuevo acuerdo de accionistas que permitirá agilizar las obras”, asegura uno de los socios españoles, en alusión a los roces entre miembros del consorcio. “No podíamos permitir que este problema legal dañase el desarrollo de este contrato emblemático”, añaden. 

Entre los próximos hitos del proyecto, sobresale la petición del Ministerio de Transportes saudí de hacer las primeras pruebas del tren sobre un corredor de 100 kilómetros en diciembre de este año, una condición que no estaba recogida en el contrato y que va a suponer una verdadera prueba de fuego para la alianza española. 

“Debido a este factor, la reformulación del pacto de accionistas era clave”, subrayan desde el consorcio Al Shoula. Antes, cualquier decisión por mínima que fuese, debía ser adoptada por unanimidad del consejo. “A partir de ahora, habrá decisiones puntuales que requieran de esa misma unanimidad, pero el resto se podrán aprobar con el 75% o el 60%, en función de la relevancia de la propuesta”. Además, la nueva redacción dejará meridianamente claro cuáles son los encargos y las responsabilidades de cada uno de los miembros (scopes). “Con el anterior pacto de accionistas, la indefinición estaba provocando roces, sobre todo, entre los socios constructores”, señalan las empresas consultadas. 

El contrato de La Meca potencia al AVE en otros países


España construirá el primer tren de alta velocidad sobre un desierto
El proyecto de Arabia Saudí supone 6.700 millones de euros


La rúbrica ayer del contrato entre las autoridades de Arabia Saudí y el consorcio español que ganó el concurso del AVE a La Meca puso fin a las dudas surgidas en los últimos meses por las presiones de Francia para hacerse con el proyecto. El acuerdo confirma el mayor contrato para España en el extranjero, con un valor total de 6.700 millones de euros, y también supone una victoria inédita frente a los competidores franceses. Además, lo que refuerza el valor del logro, para construir el primer tren de alta velocidad del mundo en un desierto.

De hecho, pocas cosas en este proceso han seguido un patrón convencional. Partiendo del reto de hacer rodar un tren a 300 kilómetros por hora sobre la arena y a temperaturas de hasta 50 grados, hasta el tipo de concurso elegido por el Gobierno saudí para licitar una gran infraestructura -de llave en mano, que supone entregar el producto listo para su uso-, muy poco habituales en estos tiempos de crisis que corren
.
Tampoco el objetivo es uno de esos al uso: transportar a lo largo de 450 kilómetros a 160.000 personas al día en épocas de peregrinación entre las ciudades santas de Medina y La Meca, aunque en Arabia Saudí, que como el resto de países del Golfo se atreve con todo gracias al maná de los petrodólares, nada es exagerado.

Asimismo, tal y como reconocen desde el consorcio, las duras negociaciones con el gestor ferroviario y la relevancia que ha recibido la réplica del Rey Juan Carlos a la movilización del presidente francés, Nicolas Sarkozy, suelen tener tanta repercusión mediática.





Mira como se ponen las vías del tren de alta velocidad Español AVE. Espectacular, no es extraño que de EE. UU y RUSIA se hayan interesado por la tecnología empleada en el Reino de España. Pero ... los saudíes no admiten MODIFICADOS ..., por lo que el Consorcio español, contratista del AVE de Medina a La Meca, están que trinan. En España ... miles de millones en sobrecostes ... ¿No son los mismos contratistas allí y aquí, señor Villar Mir??





El consorcio de empresas españolas ya ha recibido la plataforma para construir el segundo tramo del tren de alta velocidad entre La Meca y Medina (Arabia Saudí). En un intento por acelerar el proceso de construcción del megaproyecto valorado en 6.736 millones de euros, cuya finalización está prevista para diciembre de 2016, las compañías se encuentran trabajando sobre este segmento de 85 kilómetros, cuyas obras encabeza la constructora gallega Copasa, según confirman fuentes del grupo hispano-saudí Al Shoula.

Al sur de este tramo, se sitúan los 100 kilómetros próximos a Yeddah, que constituye la primera entrega realizada por el consorcio Al Rajhi, liderado por China Railway (CRCC), que se encarga de la primera fase de la obra.


Los retrasos en la entrega de la plataforma obligaron a ampliar el plazo de ejecución de 34 a 52 meses. Además, una vez que el consorcio español recibió el primer tramo detectó diversas irregularidades, como desniveles y deficiencias en el drenaje, lo que despertó los temores a un nuevo retraso en la finalización de las obras.

El propio presidente de OHL, Juan-Miguel Villar Mir, que se encarga de construcción del primer tramo, reconoció que se habían encontrado deficiencias de calidad en la plataforma y que si se prolongaba la demora en la entrega de la infraestructura «a la fuerza se retrasará el final de la obra».