CONTRATACIÓN PÚBLICA EN ESPAÑA: LOS CORRUPTOS SE QUEDAN CON EL 25% DEL DINERO DE LAS CONTRATAS


La UE nos saca los colores de la corrupción
 
http://k.uecdn.es/p/108/sp/10800/playManifest/entryId/0_9uqs3z13/flavorId/0_w4qxqnjx/format/url/protocol/http/a.mp4?ks=Mjg5ODliOTQyNjBjNjlhYTAyYWJjOWE5MWVhNDU2ZmIzNzAzMzJkZXwxMDg7MTA4OzEzOTE3NzA4NTQ7MDsxMzkxNjg0NDU0LjcxNTE7MDt2aWV3Oiosd2lkZ2V0OjE7Ow==&referrer=aHR0cDovL3d3dy5lbG11bmRvLmVz&


El PRIMER informe sobre la corrupción elaborado por la Comisión Europea es un duro golpe para la Marca España, puede dificultar la recuperación del crédito exterior y debería abochornar a los partidos que gobiernan las administraciones. [resumen en español en pdf],

Y ello porque en el documento queda claro que España se ha situado en la Champions League de la poco honorable clasificación de países corruptos. Estos son algunos de los datos del informe presentado ayer por la comisaria de Interior. Uno de cada cuatro euros de los contratos públicos -es decir el 25%- acaba en manos de corruptos. El 97% de las empresas detecta prácticas irregulares en las administraciones. Entre 1996 y 2009, los medios de comunicación se hicieron eco de 5.144 casos de corrupción que afectaron a 600 municipios.
La Comisión ha detectado tres grandes focos en los escándalos: el desarrollo urbanístico, la financiación de los partidos y la contratación pública. Es decir, que todos los niveles de las administraciones están afectados por comportamientos corruptos, aunque Bruselas pone especial énfasis en el riesgo que supone el poder discrecional de los ayuntamientos para la planificación urbanística y en la falta de transparencia y control de las cuentas de los partidos políticos.
Aunque el documento es informativo, la Comisión aconseja a España que tome medidas para atajar un grave problema que preocupa al 95% de los españoles -frente a una media del 63% en los países de la UE- y que en definitiva es la causa principal de la crisis por la que atraviesa el modelo de representación democrática.
Y a pesar de que tanto el CIS como el resto de las empresas demoscópicas alertan desde hace tiempo de la alarma ciudadana por los escándalos de corrupción, Bruselas advierte que las medidas que se han tomado no son suficientes para atajar el problema. Concretamente, propone una mayor supervisión de las donaciones de empresas que contraten con el Estado y cambios en la Ley de Transparencia para establecer controles independientes sobre su cumplimiento.
 
Los corruptos se quedan con el 25% del dinero de las contratas
Uno de cada cuatro euros destinados a contrataciones públicas en España se pierde en prácticas corruptas. Teniendo en cuenta que las licitaciones de este tipo mueven alrededor del 18,6% del PIB, la economía española pierde más de 47.000 millones de euros en prácticas ilegales. Unas cifras enormes que corresponden al informe sobre corrupción en la UE que ha elaborado la Comisión Europea y que pone de relieve los deficientes controles existentes en España para combatir esta lacra que afecta de algún modo a todos los Estados miembros y que cuesta a la UE más de 120.000 millones de euros al año.
Según el informe, los focos principales de corrupción en España son la financiación de los partidos, las competencias urbanísticas en manos de las administraciones regionales y locales y los contratos públicos.

La España corrupta [resumen en español en pdf],
 
De acuerdo con este informe, el primero que lleva a cabo la Comisión Europea, la financiación de los partidos, las competencias autonómicas y municipales en desarrollo urbanístico y las licitaciones públicas son las tres puertas traseras por las que han salido miles de millones de euros durante años. Un tiempo en el que España se ha ido ganando un puesto en el podio de los países donde mayor percepción de corrupción existe en Europa.
Los resultados del Eurobarómetro que acompañan al documento de la Comisión señalan que el 97% de las empresas españolas detecta prácticas de corrupción en la Administración y un 83% considera que esas prácticas ilegales están muy extendidas en la contratación pública gestionada por las autoridades nacionales