SACYR: PRUEBA DE FUEGO EN CHILE


Sacyr afronta en Chile su primer examen de 970 millones tras el conflicto del Canal



Manuel Manrique cruza estos días los dedos para saber si el conflicto internacional surgido en Panamá por la paralización de las obras del Canal tendrá consecuencias en otros países latinoamericanos. El presidente de Sacyr tendrá la respuesta este mismo martes, cuando Chile anuncie el ganador de un concurso para construir una autopista por casi 1.000 millones de dólares 720 millones de euros a la que oposita la constructora.

Sacyr se ha asociado con OHL para adjudicarse la construcción y concesión de la autopista urbana Américo Vespucio Oriente en Santiago de Chile, con una inversión que ronda los 970 millones de dólares. Ambas compañías tienen como competidores a Cintra, la filial de Ferrovial, que también ha presentado una oferta en coordinación con Brookfield, el fondo de inversión canadiense que ha emergido como rival de Juan Miguel Villar Mir para la toma de control de Inmobiliaria Colonial.


Descripción delProyecto

El proyecto llamado Américo Vespucio Oriente consiste en la construcción y explotación de una autopista urbana con una longitud aproximada de 9 kilómetros, cuya finalidad es solucionar la congestión vial que afecta desde hace más de una década a cinco comunas del sector oriente de Santiago de Chile, lo que ha deteriorado de manera progresiva la calidad de vida de los vecinos que viven, transitan o trabajan en los diferentes sectores por donde atraviesa esta avenida.

Los dos competidores sabrán este martes quién es el ganador tras presentar la semana pasada las ofertas económicas y las técnicas. En el caso del consorcio de OHL-Sacyr, se destaca que la primera pone su capacidad financiera y la segunda su saber hacer en las obras. Pero ambas características están puestas en cuarentena tras el escándalo internacional surgido por los sobrecostes de 1.600 millones de dólares (1.200 millones de euros) que el grupo presidido por Manrique reclama para terminar la ampliación del Canal de Panamá.

Sacyr y OHL afloran en Chile la alianza que se fragua para terminar el Canal de Panamá

La apertura de las ofertas para construir el cierre de la autopista Américo Vespucio, con un túnel de 9,3 kilómetros a dos niveles en pleno casco urbano de Santiago de Chile, ha dejado al descubierto una faceta adicional en la gestación de una alianza entre gigantes de la construcción española. OHL y Sacyr han formado un consorcio que pujará este 28 de enero para adjudicarse el concurso de ejecución de esta emblemática obra, por un precio de referencia de 750 millones. Tendrá como oponente a Cintra, filial de Ferrovial, aliada en esta ocasión con la canadiense Brookfield.

El gerente general en Chile de OHL, Fernando Vergara, ha glosado "la gran complejidad técnica" de la que será la "primera carretera urbana subterránea con pistas en dos niveles" en la zona. Pero más allá del reto de ingeniería, el anuncio oficial del pacto con Sacyr del grupo Villar Mir pone de relieve el papel que OHL juega entre bambalinas en el futuro de la empresa que preside Manuel Manrique y, de manera más concreta, en la solución del conflicto desatado a principio de año por la finalización de la ampliación del Canal de Panamá, al aflorar sobrecostes por 1.200 millones.

OHL ha prestado atención a los mensajes de ayuda que el Gobierno español ha lanzado para evitar un descalabro a la imagen de la marca España por los problemas en las emblemáticas obras de Panamá, según informó eldiario.es. La eventual incorporación de OHL al consorcio Grupo Unidos por el Canal (GUPC), adjudicatario de la ampliación, es la vía alternativa propuesta por el Ejecutivo para dotar a Sacyr y a sus socios de solvencia financiera, sin que ello suponga romper el actual esquema de concesión de las obras del canal.