SACYR: OBRAS AMPLIACIÓN DEL CANAL DE PANAMA: REFORMADO 50%?:.. POSIBLE SUICIDIO (XV)


La noticia primicia del Año Nuevo 2014 que golpeó la imagen de la constructora: Sacyr amenaza con suspender las obras de ampliación del Canal de Panamá por el sobrecoste
GUPC ha explicado en un comunicado que ya ha enviado a la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) la nota preaviso de suspensión de la construcción del tercer juego de esclusas "ante los incumplimientos del contrato". La obra del proyecto de ampliación cuenta con un valor global de 5.250 millones de dólares, de los cuales 3.118 millones (unos 2.243 millones de euros) corresponde al contrato para la construcción de las nuevas esclusas.
 
Es uno de los mayores proyectos de ingeniería civil de la historia. Según se indica en la nota, el consorcio "no puede continuar una obra en la que se proyectan 1.600 millones de dólares en sobrecostos (casi 1.200 millones de euros), que son responsabilidad del empleador, siempre bajo el contrato y las leyes panameñas y a pesar de que GUPC ha remitido diferentes propuestas específicas que la ACP ha rehusado discutir hasta la fecha". Ahora la ACP dispone de un plazo de 21 días para cumplir con los requerimientos solicitados, aunque mientras tanto los trabajos continuarán con normalidad, según GUPC, que está integrado además por la constructora belga Jan de Nuil y la panameña Constructora Urbana. Grandes problemas financieros
 
n la carta remitida a la ACP, administradora del canal, el consorcio reitera que esta se encuentra "al tanto de los intentos repetidos del contratista de reunirse al más alto nivel con la intención de discutir de una manera justa y apropiada una solución, bajo la ley panameña, de los grandes problemas financieros que están afectando el proyecto". Asimismo, se indica que, a pesar de que ambas partes han llegado a acuerdos, el administrador "ha decidido no honrar dichos acuerdos".
 
 


Sacyr sigue con las obras en el Canal pese al fin del ultimátum

 
El consorcio responsable de la ampliación del Canal de Panamá, liderado por la constructora española Sacyr, negó este domingo que contemple “en este momento” suspender el lunes las obras, cuando vence el preaviso que envió a la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) en diciembre pasado en el que planteó esa posibilidad por falta de liquidez.

Por otro lado, la situación ha dado un giro inesperado al conocerse que las empresas han pedido a la Comisión Europea que medie en el conflicto, oferta que ha aceptado, lo que podría indicar que hay voluntad de ampliar la negociación.

El consorcio de empresas, formado por Sacyr, la italiana Salini Impregilo y la belga Jan De Nul, reclama el pago de 1.600 millones de dólares (1.182 millones de euros) por gastos adicionales a los 3.118 millones de dólares (2.304 millones de euros) que contrató en 2009 con la Autoridad del Canal de Panamá, agencia estatal panameña.

En un comunicado enviado el domingo por la tarde, el consorcio aseguró: “El Grupo Unidos por el Canal (GUPC) no tiene por qué realizar mañana” [por el lunes] “ningún cambio en el estatus de la obra, ya que el preaviso enviado el día 30 da derecho al consorcio a suspender las obras en cualquier momento a partir del día 21, sin que en este momento ese escenario esté contemplado”.
 
SIGUE LEYENDO ... y mucho más en www.contratossectorpublico.es


Sacyr plantea al Canal de Panamá un nuevo contrato y aparcar las disputas

El consorcio liderado por Sacyr conserva la esperanza de llegar a un acuerdo con el Administrador del Canal de Panamá (ACP) en los próximos días que permita finalizar las obras del tercer juego de esclusas en 2015. A pesar de que ayer venció el plazo teórico dado a la autoridad panameña para paralizar las obras por falta de liquidez del consorcio, Sacyr y sus socios siguen negociando a contrarreloj para encontrar una salida pactada con la ACP.

Según las fuentes consultadas, el grupo español ha planteado en los últimos días hasta tres nuevas soluciones entre las que sobresale la firma de un nuevo expediente contractual entre el consorcio Grupo Unidos por el Canal (GUPC) y la ACP y aparcar las actuales diferencias hasta que sean resueltas por el conducto oficial, es decir, los órganos de resolución de conflictos y el arbitraje internacional. Con esta solución, según fuentes próximas a las conversaciones, las autoridades panameñas se ahorrarían los sobrecostes asociados a la cesión del proyecto a un nuevo contratista (la estadounidense Bechtel lleva tiempo explorando esa opción) y no incurrirían en futuras pérdidas al no disponer de la ampliación del Canal de Panamá a tiempo.

El consorcio está controlado por Sacyr, con el 48% del capital, la misma participación que tiene la italiana Impregilo. La belga Jan de Nul posee un 3% y la panameña Constructora Urbana (Cusa) tiene el 1% restante de GUPC.

Según una estimación de diciembre de la Junta de Resolución de Conflictos (DAB en sus siglas en inglés), si el consorcio de Sacyr paralizase las obras, el proyecto podría sufrir retrasos hasta 2020 con la consiguiente merma de ingresos que, según Impregilo, podrían elevarse hasta 6.000 millones de dólares.
 
SIGUE LEYENDO ... y mucho más en www.contratossectorpublico.es

Consorcio pide sin éxito cofinanciar sobrecostos en ampliación del Canal

 
El consorcio encargado de la ampliación del Canal de Panamá propuso este lunes sin éxito a la administración de la vía interoceánica cofinanciar 1.600 millones de dólares de presuntos sobrecostos y prorrogó su advertencia de parar las obras si no se le conceden esos fondos.

"La propuesta de GUPC (Grupo Unidos por el Canal) consiste en el cofinanciamiento de los costes imprevistos para continuar las obras", aseguró el consorcio en un comunicado difundido anteriormente en Madrid.

Sin embargo, el consorcio no dio detalles de la fórmula que se utilizaría ni las cantidades que aportarían cada una de las partes para financiar ese sobrecosto de 1.600 millones de dólares. Según el consorcio, si se cofinancian los costos imprevistos que han surgido en las obras se podrá "alcanzar el cumplimiento del proyecto en 2015".

De lo contrario se podrá "afectar al proyecto" por la "difícil situación financiera en la que se encuentra" la empresa. Sin embargo, la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) rechazó de inmediato esa propuesta. "No hay ninguna posibilidad de hacer acuerdos fuera del contrato.

SIGUE LEYENDO ... y mucho más en www.contratossectorpublico.es


Canal de Panamá: Evalúan posibles soluciones al hueco financiero de GUPC
 


 
Las amenazas de Grupo Unidos por el Canal (GUPC) con respecto a la paralización de las obras de ampliación parecieran una medida de tiempo para oxigenar las finanzas de Sacyr, uno de los principales accionistas del consorcio (48%).

Si algo se interrumpe, en caso de que así fuera, no solo sería la obra de ampliación del Canal de Panamá, también la proyección de la marca España o Italia —siendo de éste último país Impregilo, segundo principal accionista de GUPC (48%)— la que hunda la reputación de las firmas a nivel internacional por su incapacidad de absorber las necesidades financieras en las que se ve sumergido el consorcio.

La conducta de GUPC, por tanto, se asemeja más bien a la de una bestia que agoniza pero que está empecinada en vivir gracias a algunas líneas de financiamiento adicionales que le ayuden a desteñir de rojo los mil millones de dólares que enfrenta el grupo empresarial. Y pase lo que pase en las negociaciones contrarreloj con la Autoridad del Canal de Panamá, la obra acabará con un agujero de cientos de millones de euros en las cuentas del grupo, tal como lo ha dicho un alto ejecutivo de la constructora, así lo cita el diario El Confidencial de España.

Una forma de ventilar el enigmático proyecto sería recurrir a esa gama de grises que poco distingue lo privado de lo público, recurso que acude al aval del Estado cuando la marca país se pone en riesgo a propósito de los múltiples proyectos que desarrollan alrededor del mundo los españoles, y que han pasado por los mismos renglones de sobrecostos que GUPC repite ahora en Panamá.

De más está la previa promoción en el exterior de la marca española que avanzan integrantes de la casa real, y que ante las circunstancias actuales no es factible que el gobierno de Mariano Rajoy abandone a Sacyr por temor a que la empresa desaparezca.

SIGUE LEYENDO ... y mucho más en www.contratossectorpublico.es


Sacyr vuelve a acusar en bolsa la incertidumbre sobre Panamá

 

El consorcio de Sacyr ha ofrecido al Canal de Panama el cofinanciamento de los costes imprevistos para continuar las obras de ampliación de la infraestructura. Ayer, la constructora aseguró que no pararía las obras este lunes, día en el que vencía el plazo dado en el preaviso. La Autoridad del Canal de Panamá (ACP) asegura no haber recibido formalmente la propuesta. Las acciones de Sacyr comenzaron el año con dos severos correctivos. Los problemas procedentes de Panamá desinflaron su cotización un 8,95% y un 6,85% en las dos primeroas sesiones de 2014.

FINNANCIAL DISTRICT
Desde entonces el diálogo con las autoridades de Panamá ha permitido un predominio de las subidas. En las últimas jornadas ha atascado su remontada bursátil, y hoy vuevle a destacar en las caídas del Ibex, hasta convertirse en el peor valor del índice selectivo español en lo que va de 2014. En un comunicado remitido a la CNMV, Sacyr agrega que el consorcio "no está pidiendo beneficios extra, solamente el cofinanciamiento mientras espera la decisión sobre los mismos del arbitraje internacional". Añade además que los recursos financiados por la Autoridad del Canal están "completamente protegidos" hasta la decisión final de los árbitros sobre la responsabilidad de las partes por los costes. Esta decisión se ha tomado después de celebrarse hoy el consejo de administración del consorcio Grupo Unidos por el Canal (GUPC), el día en el que vencía el plazo dado en el preaviso de posible paralización de las obras, que finalmente se ha prorrogado. El GUPC recuerda que la obra da trabajo directo a 10.000 personas. ´

El consorcio detalla que las obras de ampliación del canal, que ya están completadas al 70%, "tienen un coste de más de 100 millones al mes" y asegura que "la difícil situación financiera a causa de los costes imprevistos" es la única razón que puede afectar a que se pueda acabar la obra en el plazo dado, ya que "técnicamente nada lo impide". Costes que añade que están "ampliamente documentados y verificados por la ACP".

SIGUE LEYENDO ... y mucho más en www.contratossectorpublico.es