SACYR: OBRAS AMPLIACIÓN DEL CANAL DE PANAMA: REFORMADO 50%?:.. POSIBLE SUICIDIO (X)

Mapa de América Central y del Caribe
Panamá
 
 











La crisis de Panamá entra en su semana decisiva

"El Contratista sólo tiene derecho al abono de la obra ejecutada según el proyecto aprobado y vigente"

"Riesgo y ventura del Contratista"

"Pacta sunt servanda"
 


Sacyr tiene hasta el día 20 para llegar un acuerdo con el Canal que evite la paralización de la obra.

Las negociaciones entre el consorcio GUPC (Grupos Unidos por el Canal), liderado por la española Sacyr, y la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) han entrado en su semana decisiva.

Ambas partes tienen hasta el día 20 para alcanzar un acuerdo que, de no producirse, dejaría en el aire la finalización de uno de los proyectos más emblemáticos de los últimos tiempos.

Esta posibilidad parece a priori poco probable, pero a la vista de lo sucedido la semana pasada, con un calentamiento generalizado a ambos lados de la mesa de negociación después de un intenso cruce de declaraciones, tampoco se puede descartar.
 
Y es que las muestras de buena voluntad y optimismo expresadas tanto por el consorcio como por las autoridades panameñas a comienzos de la semana pasada, justo después de la visita al país americano de la ministra de fomento, Ana Pastor, siguió una auténtica lluvia de meteoritos en forma de amenazas.
 
Un desenfreno verborreico armado de reproches que, ante la mirada impertérrita de Sacyr, ha tenido como protagonistas indiscutibles al iracundo consejero delegado de Salini Impregilo (socio de la española), Pietro Salini, y al administrador de la ACP, Jorge Luis Quijano.
 

Manuel Manrique, presidente de Sacyr, dubitativo -seguir o resolver el contrato paralizando las obras- con las obras del Canal de Panamá

Los italianos intentaron parar las obras del Canal de Panamá hace un año pero Sacyr se negó
20 Dicembre 2013 - Video - Salini Impregilo
Según ha podido saber El Confidencial Digital de fuentes panameñas, la italiana Impregilo exigió a Sacyr parar las obras de ampliación del Canal de Panamá hace ya un año por los reiterados desplantes del gobierno local ante las reclamaciones del consorcio sobre los sobrecostes.
Como ha admitido la constructora española, las reclamaciones por los sobrecostes incurridos en la obra han sido constantemente derivados a la Junta de Resolución de Conflictos (DAB por sus siglas en inglés). “Es lo que estipula el contrato. Pero los panameños siempre han retardado los plazos. Cuando les pedían un papel tardaban diez meses en darlo y todo se retrasa. Tenemos reclamaciones que no se han resuelto del año 2010”, aseguró Manrique en la rueda de prensa celebrada en Madrid este lunes.
Esto es lo que ha hecho estallar a los italianos. En efecto, Impregilo exigió a Sacyr, que tiene el 48% del consorcio constructor del Canal, detener las obras ya al inicio de 2013. La constructora española paró los pies a la italiana e impuso su criterio: agotar todas las vías posibles de negociación con las autoridades del Canal para no tener que llegar hasta ese punto.
Sin embargo, al final se ha tenido que dar ese paso porque las negociaciones entre Sacyr y las autoridades panameñas no han llegado a buen puerto. La constructora española ha estado durante meses intentando pactar con Panamá un acuerdo que cerrara definitivamente el problema de los sobrecostes de la obra. De hecho, la previsión era que el mismo 28 de diciembre se iba a firmar ese acuerdo.
Pietro Salini un 'poli' malo como mediador



Los italianos suelen distinguirse por sus habilidades diplomáticas, por su capacidad para llevarse el gato al agua a golpe de sonrisas, modos suaves y mucho bla, bla, bla. Pero esas maneras no son precisamente las que están caracterizando a Pietro Salini, el italiano sobre cuyos hombros recae la difícil misión de tratar de poner paz en el contencioso sobre la ampliación del Canal de Panamá que enfrente a ese país con la compañía española Sacyr.
Salini, de 55 años y romano de pura cepa, está haciendo gala de unos ademanes tan duros a la hora de lidiar con ese complicado litigio (detrás del cual se encuentra una montaña de 1.600 millones de euros) que muchos se preguntan si no estará poniendo en pie la vieja estrategia de jugar al poli malo.
En cualquier caso, su amplia experiencia como empresario o el hecho de que ya en el pasado le haya tocado en varias ocasiones tener que hacer frente a conflictos dentro de su propia sociedad (concretamente, con sus socios/familiares) le avalan para hacer el papel de mediador. Además, todo indica que se dejará la piel en tratar de resolver el entuerto, aunque sólo sea porque es parte interesada.
Salini Impreglio, el imperio de la construcción que capitanea este italiano, forma parte con una participación próxima al 38% del consorcio Grupos Unidos por el Canal, al frente del cual se encuentra la española Sacyr.

El Canal, en espera decisiva

El lunes 20 de enero es una fecha definitiva en el Canal. Ese día se cumple el plazo que dio el Grupo Unidos por el Canal (GUPC) a la ACP para suspender las obras del tercer juego de esclusas en medio del reclamo de $1,600 millones en sobrecostos.

En el camino a esa fecha el único contacto entre las partes ha sido la reunión que sustuvieron el pasado 7 de enero, cuando la ACP propuso adelantar $100 millones y extender una moratoria al consorcio por $83 millones más.

GUPC habló de $400 millones, más la moratoria en su propuesta y de ahí no se sabe de nuevos avances en la negociación, ni tampoco el consorcio ha retirado la carta de suspensión de la obra.

No hay programada ninguna reunión entre GUPC y la ACP hasta el viernes próximo, aunque Manuel Manrique, el presidente de Sacyr, la empresa que representa al consorcio, llega hoy al país.

 
El Canal de Panamá rechaza las ofertas de Sacyr e Impregilo por estar "fuera de contrato" (video rtve.es)



La Autoridad del Canal de Panamá (ACP) ha rechazado las propuestas financieras de Sacyr e Impregilo sobre la ampliación de la vía interoceánica, por estar "fuera del contrato", y afirma que la suya, que prevé un desembolso conjunto de hasta 283 millones, "es la oferta razonable". La ACP y el Grupo Unidos por el Canal (GUPC) intentan desde el martes acordar una salida amigable al conflicto que amenaza la ampliación, originada después de que el consorcio anunciara que paralizará las obras el próximo día 20 porque no se le reconocen sobrecostes de 1.600 millones de dólares.

Ampliación del Canal de Panamá 'no se va a parar'. según presidente de CAF

 
La ampliación del Canal de Panamá "no se va a parar", dijo hoy en Madrid Enrique García, presidente de CAF, Banco de Desarrollo de América Latina, una las entidades que participa en la financiación de dicho proyecto.

Este "es un proyecto emblemático, no únicamente para Panamá, sino también para América Latina. Es de una trascendencia muy grande", dijo García en una entrevista con EFE al ser preguntado sobre la disputa entre la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) y el consorcio de empresas que trabajan en la ampliación del mismo, sobre unos sobrecostes de mil 600 millones de dólares.

El presidente de CAF (antigua Corporación Andina de Fomento) expresó su deseo de que se llegue a "una solución feliz entre las autoridades del canal y las empresas" para resolver "este impase, que ha tomado un carácter público un poco por encima de lo deseable".

El consorcio Grupo Unidos por el Canal (GUPC) -integrado por la española Sacyr y la italiana Impregilo con el 48% de acciones cada una, además de la belga Jan de Nul y la panameña CUSA- amenaza con suspender las obras si la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) no reconoce los mencionados "sobrecostos" del proyecto, que le fue adjudicado con un presupuesto de 5 mil 250 millones de dólares.


 
Sacyr dice ahora que acabará las obras del Canal de Panamá en 2015


El presidente de Sacyr, Manuel Manrique, ha girado su postura en torno al conflicto abierto en el Canal de Panamá y asegura ahora que el consorcio que lidera cumplirá su «compromiso» de acabar las obras en el año 2015. Lejos parece quedar ya el órdago vertido por el Grupo Unidos por el Canal (GUPC) el pasado 1 de enero, en el que se amenazaba con parar las obras por falta de liquidez si la Autoridad del Canal de Panamá no hacía frente a unos sobrecostes de 1.200 millones de euros antes del 20 de enero.

No obstante, Manrique no precisó cómo se va a solucionar el conflicto antes del plazo estipulado ni quién va a poner el dinero para continuar con el proyecto. El consorcio constructor inicia a partir de hoy una nueva ronda de negociaciones con Panamá sin haber retirado la carta de preaviso en la que, a pesar de las palabras conciliadoras del constructor, amenaza con suspender las obras. «Esto se hará de forma automática cuando se llegue a un acuerdo», explican fuentes de la compañía.

Las conversaciones giran ahora sobre «varios escenarios» que permitan dotar de más liquidez al grupo constructor. Sacyr ha pedido a las autoridades panameñas que monetice algunas de las 90 reclamaciones que el consorcio ha interpuesto por desviaciones de costes desde que inició el proyecto. Aquí se concentran desde la demanda por el sobrecoste del basalto -con un importe de 366 millones de euros- hasta algunas más pequeñas de 5 o 10 millones.


 


Canal de Panamá dice que concluir las obras costaría unos 1.500 millones dólares

 
La Autoridad del Canal de Panamá (ACP) aseguró hoy que tiene acceso a los cerca de 1.500 millones de dólares que le costaría, según cálculos preliminares, culminar la ampliación de la vía acuática, en caso de que el consorcio a cargo del proyecto lo suspenda la próxima semana por falta de liquidez.
"Estamos en condiciones de tener acceso a los fondos necesarios para poder seguir adelante" con el proyecto de ampliación, "consideramos que, en este momento hasta terminarla, estamos hablando de unos 1.500 millones de dólares", dijo el administrador de la ACP, Jorge Luis Quijano.
Esa cifra es preliminar, puesto que habría que, entre otros, analizar en qué condiciones se encuentra el proyecto de construcción del tercer juego de esclusas del Canal y determinar cuánto se adeuda a los subcontratistas, explicó Quijano a los periodistas.
La construcción de las nuevas esclusas, obra que obtuvo el Grupo Unidos por el Canal (GUPC) en una licitación en 2009 por 3.118 millones de dólares, tiene un avance del 65 %, según datos de la ACP, que señala que actualmente el ritmo de trabajo del consorcio se ha reducido al 30 % en comparación con noviembre pasado.


Made in Spain – La Marca España … ¿ … ? ... ha de ser representada con dignidad
 
Una de las cosas más tontas que ha traído la crisis es esa obsesión por patrocinar en el exterior la marca España. Como España no es más que una marca, no puede extrañar que algunos miembros del Consejo de Administración estén pensando en una escisión. Ni que lo único que importe sea la cuenta de resultados. La cuestión es que, por lo visto, la marca España se va a ver muy perjudicada por el renuncio de Sacyr en Panamá.
Así que lo que ha debido de ocurrir es que en Sacyr, dirigida por Luis del Rivero en la época de la adjudicación, se creyeron que todo el monte es orégano y que si eso pasaba aquí, qué no iba a ocurrir en Hispanoamérica. …
La historia es poco mas o menos la siguiente: la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) convocó un concurso para ampliarlo; la española Sacyr, para adjudicárselo, ofreció hacer la obra por 3.200 millones de dólares, mil menos que el siguiente licitador, y se la adjudicó. Ahora, vienen y dicen que necesitan 1.600 millones más para acabar la obra. Esta forma de obrar tiene un inequívoco aroma hispano, es un modus operandi de rancio sabor familiar, marca de la casa. Y es que, en España, no ha habido obra, especialmente en la época de Zapatero, que no tuviera su correspondiente sobrecoste. Que si ha subido el precio del cemento, que si no contamos con esta calidad del terreno, que no hubo forma de prever tal o cual imprevisto, y así resultó que casi siempre lo que se licitó en 5 terminó costando 10, 20 o 50. Y nunca pasó nada. No hubo ministerio, consistorio, comunidad o institución que rechistara ni autoridad o político que remoloneara a la hora de pagar tanto engorde de la factura final.
Así que lo que ha debido de ocurrir es que en Sacyr, dirigida por Luis del Rivero en la época de la adjudicación, se creyeron que todo el monte es orégano y que si eso pasaba aquí, qué no iba a ocurrir en Hispanoamérica. …