SACYR: OBRAS AMPLIACIÓN DEL CANAL DE PANAMA: REFORMADO 50%?:.. POSIBLE SUICIDIO (II)

Visita la página web de la Autoridad del Canal de Panamá
Así adjudicó Panamá el contrato del Canal a Sacyr

La situación en la que se encuentra la ejecución de una de las obras de ingeniería más importantes del mundo, el Canal de Panamá, ha puesto en el disparadero a la constructora española Sacyr Vallehermoso. En el centro de la polémica se encuentra el sobrecoste en el que ha incurrido el consorcio que en 2009 se adjudicó las obras de ampliación del Canal de Panamá para la construcción de tres nuevas exclusas para permitir el paso de cargueros más grandes que los que actualmente atraviesan el istmo. El consorcio (Grupos Unidos por el Canal) está capitaneado por Sacyr, y además por la italiana Impregilo S.p.A., la belga Jan de Nul n.v. y la panameña Constructora Urbana S.A. (Cusa).

LAS FECHAS CLAVE del contrato “tercer juego de esclusas”
2009.-GUPC se adjudica el contrato de diseño y construcción de las esclusas.
2011.-Se firma contrato con la italiana CIMOLAI para fabricar las 16 compuertas.
2014.-Año en que se cumplen los mil 883 días establecidos en el contrato para finalizar el tercer juego de esclusas.

El otro grupo con presencia española que acudió al concurso fue el compuesto por ACS Servicios, Comunicaciones y Energía S.L., Acciona infraestructuras, FCC Hochtief Construcción AG y Constructores ICA S.A. de C.V. En cambio, el verdadero competidor de Sacyr a la hora de hacerse con el contrato fue el consorcio que lideraba la norteamericana Bechtel con Mitsubishi Corporation y Taisei Coporation. …

Luis del Rivero, ex, y Manuel Manrique, actual presidente de Sacyr.

“Nosotros tenemos que disparar a todo lo que se mueva; ya habrá tiempo después de ajustar el punto de mira”. Apelando a sus mejores conocimientos cinegéticos, algunos de los más ilustres consejeros de Sacyr ilustraban de esta guisa la capacidad estratégica de la constructora –entonces presidida por Luis del Rivero– para hacerse con el gran contrato del siglo en el Canal de Panamá.

Un proyecto tan emblemático como controvertido desde el primer día, debido a los numerosos intereses en conflicto con que las grandes multinacionales concurrieron a la puja. Sacyr las ganó a todas por la mano con una oferta a la baja que, casi desde su mismo origen, fue denunciada como una estratagema para hacerse con el contrato al precio que fuera. La política comercial de la industria autóctona española, con los célebres modificados de la obra pública, sirvió para alimentar la ambición del constructor murciano, pero amenaza con dejar hambrientos a sus actuales deudos. En el pecado llevan uno y otros la penitencia aunque, a lo peor, el conflicto se precipita por vericuetos políticos y, lo que en principio debiera ser un problema estrictamente empresarial, termina derivando en una cuestión de Estado.

El máximo órgano de gobierno de Sacyr no puso ningún reparo a la propuesta formulada por su antiguo presidente. Más bien al contrario. Los administradores más relevantes de la empresa se aferraban a la voluntad del primer ejecutivo para alardear por la victoria conseguida. “Ladran, luego cabalgamos”, se oía por aquel entonces en las dependencias de la constructora, donde todo eran parabienes para la persona de Rivero: “De momento hemos conseguido el contrato; de lo que venga después ya se encarga Luis”.



El contrato con el Canal permite a Sacyr incurrir en sobrecostes



El Representante del Empleador podrá iniciar modificaciones en cualquier momento antes de expedir el Certificado de Recepción (o en relación con los  Servicios de Mantenimiento, después de la expedición del Certificado de  Recepción ), ya sea mediante un a instrucción o una solicitud para que el  Contratista presente una propuesta. Una Modificación no incluirá la omisión de cualquier trabajo que otros han de llevar a cabo. Las modificaciones no  viciarán ni invalidarán el Contrato. El Contratista no deberá hacer modificación alguna sin la aprobación previa de la misma por escrito del Representante del  Empleador, y dicha aprobación no deberá darse mediante el proceso  estipulado en la Subcláusula 5.2 [Documentos del Contratista ], sino que se  regirá únicamente por el proceso estipulado en la Subcláusula 13.3 [Procedimiento para efectuar Modificaciones].El Contratista deberá ejecutar y ser responsable por cada Modificación, a menos que el Contratista dé pronto aviso al Representante del Empleador  declarando (con detalles de apoyo) que: (i) el Contratista no puede obtener con prontitud los Artículos que se requieren para la Modificación, (ii) que ocurrirá una reducción de la seguridad o compatibilidad de las Obras o que (iii) tendrá un impacto adverso para el cumplimiento de los Requisitos del Empleador. Al recibir este aviso, el Representante del Empleador deberá cancelar, confirmar o variar la instrucción.

Si el Representante del Empleador solicita una propuesta antes de dar instrucciones de que se haga una Modificación, el Contratista deberá responder por escrito tan pronto como sea práctico, ya sea dando las razones por las que no puede cumplir con las mismas (de ser éste el caso) o presentando:
(a) una descripción del diseño propuesto y/o del trabajo que ha de llevarse a cabo y un programa para su ejecución;
(b) la propuesta del Contratista de cualesquier modificaciones del Programa del Escenario Base Aceptado que sean necesarias de acuerdo con la Subcláusula 8.3 [Programa] y la Sección 01 31 00 [Administración y Coordinación del Proyecto] para cumplir con los Requisitos del Empleador y la Fecha de Terminación de las Obrasy/o cualesquier Fechas de los Hitos del proyecto, que incluya la información detallada que el Representante del Empleador pueda razonablemente necesitar y le permita al Representante del Empleador considerar cual quier modificación propuesta del Programa del Escenario Base Aceptado y del Plazo de Terminación de las Obras y/o a cual(es)quier Fecha(s) de los Hitos del proyecto y
(c) la propuesta del Contratista para ajustar el Precio Contractual, que incluya detalles o información que el Representante del Empleador pueda razonablemente necesitar y que le permita al mismo considerar
el importe de cualquier ajuste propuesto del Precio Contractual.
Tan pronto como sea práctico después de recibir dicha propuesta (conforme a la Subcláusula 13.2 [ Mejoras propuestas por el Contratista ] o de alguna otra  manera), el Representante del Empleador deberá responder con su  aprobación, desaprobación, o comentarios. Mientras aguarda la respuesta, el  Contratista no deberá retrasar ningún otro trabajo (tal como un trabajo que no  esté sujeto a la propuesta).
El Representante del Empleador deberá expedirle al Contratista cada  instrucción para que se lleve a cabo una Modificación , con cualesquier  requisitos para que se registren los Costos, y el Contratista deberá acusar recibo de la misma y llevar a cabo la Modificación sin retraso alguno. Cada instrucción llevará una numeración consecutiva que se mencionará en los informes que el Contratista prepare conforme a la Subcláusula 4.21 [Informes de Progreso ].
Al expedir una instrucción o aprobación de una Modificación, el Representante del Empleador deberá, en el caso de un acuerdo a que hayan llegado el Representante del Empleador y el Contratista en cuanto al efecto de una Modificación (incluso con respecto a una iniciativa de ingeniería de valores aprobada según la Subcláusula 13.2 [Mejoras propuestas por el Contratista] sobre el Precio Contractual y/o el Plazo de Terminación de las Obras y/o cualesquier Fechas de los Hitos del proyecto, poner en efecto dicho acuerdo, o cuando no se haya llegado a un acuerdo deberá proceder según la Subcláusula 3.5 [Decisiones] para lograr un acuerdo o determinar los ajustes del Precio Contractual. Estos ajustes deberán incluir una ganancia razonable.
Sin perjuicio de los requisitos de estas Condiciones del Contrato, todos los asuntos relativos a las Modificacionesy a los ajustes deberán ser informados de acuerdo con la Sección 01 31 00 [Administración y Coordinación del Proyecto] sobre los Requisitos del Empleador.


La ampliación del Canal de Panamá es una de las obras de ingeniería más importantes del mundo. La importancia de la infraestructura trasciende de los meros intereses económicos y constituye en sí misma un extraordinario valor geoestratégico. De ahí que las miradas de medio mundo se hayan vuelto hacia el istmo con el mismo interés con el que se fijaron cuando en 2009 la Autoridad del Canal de Panamá adjudicó el contrato de construcción de la nueva ampliación del Canal al consorcio que lideraba Sacyr Vallehermoso.

La alerta informativa se activó en el momento en que la constructora española anunció -como fija el contrato- que daba 21 días a la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) para que abonara los sobrecostes en los que había incurrido durante estos cuatro años de trabajos. 

En 2009 Sacyr había ganado el concurso del Canal obteniendo la mejor valoración técnica de los concurrentes porque -entre otras cosas- su proyecto incluía la posibilidad de incrementar el tráfico de cargueros por el canal, duplicando los ingresos diarios de la instalación.

Además, Sacyr ofreció el precio más competitivo, 2.100 millones de dólares más barato que lo que el propio Canal había presupuestado (5.250 millones de dólares). Finalmente, tras la adjudicación, ajustaron el presupuesto a lo previsto pro los panameños. Ahora, las advertencias de Sacyr amenazan con derivar en incidente diplomático, ya que el propio presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, ha exigido el cumplimiento del contrato a Sacyr y pide responsabilidades al Gobierno español.

En este sentido, el conflicto puede resumirse en que Sacyr pide a la ACP que cumpla con el contrato y abone los sobrecostes. Por su parte, la ACP pide a Sacyr que asuma sus sobrecostes como reza el contrato. Pero, ¿qué dice el contrato?




Según el contrato, el Contratista (GUPC) puede presentar su reclamación  en primera instancia ante la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), si no se resuelve puede acudir a la Junta de Resolución de Conflictos (DAB), y, como última instancia apelar a un arbitraje internacional.



Sacyr se apuntó los sobrecostes del Canal de Panamá como ingresos. Sacyr vendió la piel del oso antes de cazarlo.


Sacyr vendió la piel del oso antes de cazarlo. El consorcio encabezado por el grupo constructor español se ha ido apuntando en su contabilidad como ingresos los sobrecostes incurridos en la ejecución de las obras de ampliación del canal de Panamá, pese a que tales partidas no son reconocidas por la Autoridad del Canal de Panamá (ACP). 

Sacyr ha reconocido el uso de ese criterio contable, validado por el auditor, en la respuesta a un requerimiento de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) sobre sus cuentas. Pese a que el grupo constructor remitió su respuesta al supervisor la semana pasada, transmitió una imagen de normalidad que no daba ningún indicio de que estuviese a punto de dejar en suspenso la obra más importante que ejecuta en la actualidad.

Los inversores castigaron este jueves el anuncio de que el Grupo Unidos por el Canal (GUPC), el consorcio encabezado por Sacyr con un 48%, ha dado un preaviso para paralizar las obras de ampliación del canal que está realizando si en 21 días Panamá no atiende sus reclamaciones o llega a un acuerdo. Las acciones de Sacyr llegaron a caer un 18,7%, aunque al final cerraron la sesión con un descenso del 8,95%. La posible paralización de las obras supone un golpe de imagen para el grupo constructor, implica el riesgo de demandas y de pérdida de la fianza presentada por el consorcio y, además, arroja enormes dudas sobre la posibilidad de culminar el megaproyecto con un margen de rentabilidad.

El grupo constructor cifró en una comunicación a la CNMV en 1.625 millones de dólares (unos 1.200 millones de euros) las reclamaciones que el consorcio ha ido presentando ante la ACP. “GUPC ha presentado fundadas reclamaciones en relación con los sobrecostes del proyecto derivados de circunstancias sobrevenidas e imprevisibles ante las diversas autoridades competentes, incluida la Corte Internacional de Arbitraje de la Cámara de Comercio Internacional (CCI)”, señaló el grupo en un hecho relevante este jueves.




El Canal de Panamá no ve justificables los sobrecostes que reclama Sacyr





El Canal de Panamá se defiende. En una entrevista en 'Hora 25', su administrador, Jorge Quijano, deja claro que no ven una justificación para abonar los sobrecostes que demanda la empresa Sacyr. Quijano aclara que no han tenido ningún tipo de comunicación desde que la empresa española mandara el preaviso y ha recordado que se trabajó años en el contrato que establece "una distribución equitativa de los riesgos".


El ingeniero Jorge Quijano, Administrador de la Autoridad del Canal de Panamá, sostiene que "no tienen forma de justificar los costes que Sacyr ha establecido" y ha detallado las distintas reclamaciones que elevan los supuestos sobrecostes a más de 1.600 millones. "No tenemos con exactitud cómo ellos llegan a los costes que han especificado", dice.


"No ha habido ningún avance, no hemos tenido ningún tipo de comunicación positiva o negativa. Nosotros continuamos dándole seguimiento a la obra y se sigue triturando piedra, adelantando actividades, aunque a bajo rendimiento", explica Jorge Quijano en declaraciones a 'Hora 25' en una entrevista simultánea con Radio Panamá de Prisa Radio. 

El administrador ha relatado que "llevan por lo menos dos años viendo las reclamaciones del consorcio por costes adicionales que ellos dicen percibir en la obra" y ha defendido la vigencia de un contrato que tardaron años en elaborar. "El contrato es muy firme, blindado, hubo catorce meses de contacto con los posibles contratistas de la obra y se fue enriqueciendo el pliego. Hubo posibilidad de hacer enmiendas para proteger al contratista y a la autoridad de Panamá, y se distribuyeron de manera equitativa los riesgos. Es un diseño que desarrollamos juntos", señala.



Sacyr dice que sus demandas sobre el Canal no son 'ningún cuentito'



El canciller panameño no se fiaba de Sacyr: "Hay algo que no funciona. Es un gran error". "No pueden ni poner el hormigón". Cables de WikiLeaks.


Una draga trabaja mientras buques transitan por el Corte Culebra en el Canal de Panamá

En los pasillos de la alta Administración panameña, el paso atrás de Sacyr en las obras de ampliación del Canal no tiene que haber resultado una sorpresa. 

“En dos o tres años, quedará claro que todo esto es un fracaso”. “No puedes liarla con algo tan importante como el Canal”. "Hay algo que de verdad no funciona". 

Era el 29 de diciembre de 2009 cuando el entonces ministro de Relaciones Exteriores de Panamá y hoy vicepresidente de la República, Juan Carlos Varela, soltaba ambas frases durante una comida con el embajador estadounidense en el país centroamericano.

Era sólo una de las dudas y preocupaciones sobre el consorcio ganador de las obras del Canal de Panamá, liderado por la española Sacyr, que salió a la luz gracias a los cables de WikiLeaks. Las filtraciones de la organización creada por Julian Assange reflejan todo el escepticismo de las autoridades norteamericanas y panameñas sobre la licitación del concurso.

Sus reparos iban desde la estabilidad financiera del consorcio de Sacyr, Grupos Unidos del Canal, hasta la cercanía de su abogado con el Gobierno local del presidente Martinelli: a escasas semanas de la adjudicación, el letrado del grupo, Jaime Alemán, fue nombrado embajador del país en Washington. Era también sospechoso, para el embajador, que este fuera primo del presidente de la Autoridad del Canal.



El Gobierno envía a Ana Pastor a Panamá: 'Sacyr debe acabar la obra'



El Gobierno ha adoptado la decisión de pedir moderación a la constructora española Sacyr y que muestre más disposición a alcanzar acuerdos para concluir los trabajos del Canal de Panamá, según apuntaron a este diario fuentes gubernamentales.



"Sacyr debe terminar la obra", aseguraron tras confirmar que la ministra de Fomento, Ana Pastor, viaja este fin de semana a Panamá con intención de alcanzar un acuerdo que implique que la autoridad panameña adjudicataria acepte que han surgido sobrecostes, pero también que el consorcio que lidera la constructora española admita que no puede disparar el presupuesto previamente acordado. 

Las citadas fuentes gubernamentales consideran que Sacyr debe rectificar su amenaza de suspender las obras y adoptar una actitud más dialogante para que Panamá le eleve los ingresos. En el Gobierno consideran comprensible que en una obra de tal envergadura surjan sobrecostes, pero también señalan que el consorcio adjudicatorio no puede adoptar una posición de máximos exigiendo 1.200 millones más. "La obra debe quedar concluida de forma acordada y pacífica", insisten en el Ejecutivo de Mariano Rajoy.



Ana Pastor volará a Panamá para mediar en el caso de Sacyr ante Ricardo Martinelli

La ministra de Fomento, Ana Pastor, viajará a Panamá a principios de la próxima semana para reunirse con el presidente del país, Ricardo Martinelli, y mantener encuentros con el resto de partes implicadas en el conflicto del Canal de Panamá para "ayudar y mediar" en la búsqueda de un acuerdo.

Según han confirmado este viernes fuentes del Ministerio de Fomento, el objetivo de este viaje es "mediar" para que "se busque una solución" al conflicto desatado tras el anuncio de la posible suspensión de las obras y "alcanzar un acuerdo" que satisfaga a todas las partes.



Pastor tendrá un encuentro a nivel gubernamental con Martinelli, tal y como este había anunciado tras mantener una reunión "muy amistosa" en la sede del Gobierno panameño con el embajador de España en Panamá, Jesús Silva, y con el encargado de negocios de la embajada italiana, Massimo Tudini, para abordar el conflicto.


Además, la ministra de Fomento se reunirá con las partes implicadas en el conflicto, es decir, con representantes de la Autoridad del Canal de Panamá y del consorcio encargado de la ampliación de éste, incluida Sacyr. 

En su viaje, Pastor estará acompañada por el secretario de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica, Jesús Manuel Gracia.

El Grupo Unidos por el Canal (GUPC), consorcio liderado por Sacyr, anunció el miércoles que suspenderá las obras de ampliación del Canal de Panamá ante la imposibilidad de llevarlas a cabo por el importe inicialmente fijado en el contrato.

El consorcio -integrado también por la italiana Impregilo, la belga Jan de Nul y la panameña CUSA- ha enviado a la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) una nota de preaviso de suspensión de los trabajos, por la que ésta dispone de 21 días para "cumplir con los requerimientos solicitados" si quiere evitar la paralización de las obras.


SIGUE LEYENDO … mas en www.contratossectorpublico.es

Ana Pastor y Manuel Manrique visitan las obras del Canal de Panamá (Video)