LA CIUDAD DE DETROIT (USA) DECLARA LA MAYOR BANCARROTA MUNICIPAL DE LA HISTORIA


Detroit (USA) en bancarrota

La ciudad de Detroit declaró este viernes la mayor bancarrota municipal de la historia estadounidense tras ser incapaz de mantener una década de deuda creciente y población menguante en medio de la profunda crisis industrial que atraviesa.


Kevin Orr, nombrado por el estado de Michigan como el gestor externo de la ciudad, fue el encargado de solicitar la protección por quiebra bajo el capítulo 9 de la ley de bancarrotas de Estados Unidos.

Ahora la Justicia debe decidir si acepta la petición de suspensión de pagos y reestructuración de la deuda por valor de 18.500 millones de dólares, aunque desde junio varios bancos habían acordado con Orr una quita de hasta el 75%, según el diario Detroit News.

"El presidente y los miembros del equipo del presidente continúan observando de cerca la situación en Detroit", dijo hoy la portavoz Amy Brundage.



CLAVES DE LA BANCARROTA DE DETROIT

 Para encontrar las causas hay que remontarse a la creciente expansión que tuvo el sector del automóvil durante la primera mitad del siglo XX.


La capital conocida como la 'Ciudad del Motor' atraviesa tiempos oscuros, y no solamente porque más de un 40% de la iluminación publica de las calles de Detroit esté desactivada. La enorme deuda que arrastra la capital del condado de Wayne, ha generado que Dave Bing, el alcalde de Detroit, tenga que declarar la suspensión de pagos , para  intentar reanimar los restos de una ciudad que antes era un referente en la fabricación de automóviles, pero que a día de hoy es referente por ser la mayor bancarrota de la historia de los Estados Unidos.



LA CIUDAD DE DETROIT SUSPENDE PAGOS CON UNA DEUDA DE 15.000 MILLONES DE EUROS

Sepultada por una crisis interminable, la ciudad de Detroit, en la que llegaron a venderse casas por un dólar (75 céntimos de euro) en 2008, acaba de suspender pagos en lo que constituye la mayor reestructuración de la deuda de una ciudad estadounidense de la Historia.
En total, la 'ciudad del motor' cancela el pago de intereses y principal de una deuda estimada en 20.000 millones de dólares (15.200 millones), después de que el Gobierno de Barack Obama haya rechazado rescatarla. Los pasivos de Detroit son casi siete veces los del condado de Jefferson, en Alabama, que suspendió el pago de sus 3.100 millones de euros (3.900 millones de dólares) en 2007, en lo que hasta ahora era la mayor crisis municipal de EEUU.

SIGUE LEYENDO …


LAS LECCIONES DE DETROIT

Parecía que no podía ocurrir pero finalmente la ciudad de Detroit ha solicitado ser declarada insolvente económicamente y, por tanto, en bancarrota. La resolución final se espera para final del verano como muy tarde, pero todo parece indicar que será aceptada. Esta posibilidad se venía contemplando desde hace dos años y alcanzó fuerza hace unos meses con el nombramiento de Kevin D. Orr como encargado especial para solventar las financias locales. Aunque según el Detroit News, Orr logró un acuerdo con algunos bancos acreedores, con quitas próximas al 75%, no consiguió llegar a un acuerdo con el resto de acreedores con quienes el ayuntamiento tiene una deuda próxima a los 20 billones de dólares. El gobernador de Michigan, Rick Snyder, firmó la solicitud de Orr acogiéndose al capítulo 9 en la normativa de quiebras -referida exclusivamente a los ayuntamientos- afirmando que era “un paso difícil, pero la única opción viable para afrontar un problema que se ha venido gestando durante seis décadas”; se trataba de asumir una realidad que “ha sido ignorada”.

SIGUE LEYENDO …


Detroit, la nueva Grecia


Cuando Detroit se declaró en quiebra, o al menos lo intentó (la situación legal se ha complicado), sé que no fui el único economista que tuvo un mal presentimiento sobre el probable impacto que tendría en nuestra retórica política. ¿Iba a ser lo de Grecia otra vez?

Está claro que a algunos les gustaría que eso ocurriera. Así que dirijamos esta conversación por buen camino antes de que sea demasiado tarde.

El Partenón
Vale, ¿de qué estoy hablando? Como posiblemente recordarán, hace unos años Grecia se hundió en una crisis fiscal. Esto era malo, pero las consecuencias para el resto del mundo deberían haber sido limitadas; al fin y al cabo, la economía griega es bastante pequeña (de hecho, representa alrededor de 1,5 veces la economía del Detroit metropolitano). Por desgracia, muchos políticos aprovecharon la crisis griega para adueñarse del debate y cambiaron el tema de la creación de empleo por el de la rectitud fiscal.




Pero lo cierto es que Grecia era un caso muy especial del que se podían extraer pocas o ninguna lección para la política económica más en general, e incluso en Grecia los déficits presupuestarios eran solo una parte del problema. No obstante, durante un tiempo, el discurso político en todo el mundo occidental estuvo totalmente “helenizado”: todo el mundo era Grecia o estaba a punto de convertirse en ella. Y este mal giro intelectual socavó enormemente las posibilidades de recuperación económica.

SIGUE LEYENDO

Detroit debe servir de aviso

El mismo día en que el ayuntamiento de Detroit se declaraba en bancarrota, Moody´s, una de las principales agencias de 'rating', mejoró la expectativa de la calificación crediticia de Estados Unidos.. A pesar de ser la mayor bancarrota de un ayuntamiento en la historia de EEUU, no ha existido el más mínimo contagio a la deuda soberana estadounidense.

Pese a la confianza de la mayoría de los inversores en un eventual rescate estatal e incluso del Gobierno federal, éste no se ha producido y, tras la declaración de bancarrota de Detroit, los acreedores sufrirán quitas en sus deudas pendientes de cobrar. Todos aquellos que adquirieron bonos municipales de Detroit atraídos por su alta rentabilidad y la garantía 'tácita' de rescate en caso de problemas financieros, han de afrontar ahora pérdidas en su inversión.

Pese a las enormes diferencias en el funcionamiento y financiación de las administraciones públicas estadounidenses y españolas o europeas, se pueden extraer conclusiones aplicables a numerosos emisores públicos y privados de este lado del Atlántico.