EREs: EL EXINTERVENTOR IMPLICA A TODO EL CONSEJO DE GOBIERNO DE 2003 DE LA JUNTA DE ANDALUCIA

  

La declaración del exinterventor de la Junta de Andalucía sigue ante la juez Mercedes Alaya y va subiendo de nivel ya que ha implicado a todo el Consejo de Gobierno. Según los abogados presentes en la declaración, Manuel Gómez, imputado de dos delitos de prevaricación y malversación, ha asegurado que «era imposible» que Griñán no supiera la existencia de un procedimiento inadecuado. Pero además el exinterventor ha ido más allá al implicar a todo el Consejo de Gobierno del año 2003, que entonces estaba presido por Manuel Chaves.

Durante su declaración, que ahora ha sido interrumpida para comer, Gómez ha asegurado que hubo un acuerdo del Consejo de Gobierno en el año 2003 en el que pidieron a la Intervención que analizara los expedientes de las transferencias de financiación para que observaran lo que estaba pasando, lo que supone que Chaves y su Gobierno tenían conocimiento de algo anómalo en las transferencias de financiación, el sistema empleado para dar las ayudas.

En cuanto a Griñán, Gómez ha asegurado ante la juez que era «abolutamente impensable» que el consejero de Hacienda no tuviera conocimiento de lo que estaba pasando» ya que se detectó un desfase presupuestario de 93 millones de euros en el año 2005 referente a los años 2003 y 2004.


El Interventor ratifica que Griñán y Aguayo cebaron sin descanso la partida de los ERE.

El exinteventor de la Junta de Andaucía ya ha ratificado ante la juez Mercedes Alaya las declaraciones más graves que hizo anteriormente y que tenían de los nervios a todo el Ejecutivo andaluz. Según han explicado fuentes judiciales, al comienzo de su declaración el exinterventor ha ratificado todas sus anteriores declaraciones: la que hizo al Parlamento en la comisión de investigación hace un año y la carta que envió al presidente de la cámara en la que hacía las declaraciones más explosivas y en la que acusó a Griñán y a Carmen Martínez Aguayo de «cebar sin descanso la partida presupuestaria de los ERE».

Además en esa carga el exinterventor de la Junta también aseguraba que el nido de corrupción «se podía haber desmontado con una orden verbal en solo veinticuatro horas». La juez ya ha leído al exinterventor el escrito de imputaciones en el que le ha formulado la responsabilidad de dos delitos: prevaricación y malversación de caudales públicos.
SIGUE LEYENDO

La Intervención alertó a Griñán y a Magdalena Álvarez 29 veces de las irregularidades en los ERE


El exinterventor general de la Junta, Manuel Gómez, que declara mañana ante la juez Alaya, ha especificado los cuatro tipos de alertas que los informes de su organismos elevaron a las consejerías de Empleo y Hacienda entre los años 2001 y 2009. Así ha sido la comparecencia de Griñán.

Una treintena de advertencias aparecieron en los informes de cumplimiento y en las cuentas anuales de la Junta de Andalucía que elabora la Intervención General de la Junta de Andalucía (IGJA). Este listado de toques de atención fueron enviados a los titulares de las consejerías de Empleo (donde se gestionaba el fondo de reptiles sin procedimiento alguno) y Economía y Hacienda, que es el departamente del que depende la IGJA y a la que esta envía por defecto copia de tdos esos informes.
 
Magdalena Álvarez fue consejera de Economía y Hacienda entre 1996 y 2004, año en el que le sucedió José Antonio Griñán hasta que en 2009 se convirtió en presidente, por lo que ambos tuvieron conocimiento de ellas, especialmente Griñán. De hecho, Álvarez ha sido ya imputada por Alaya.


El ex interventor amplía su declaración: Griñán 'debió coger el extintor' de los ERE
El interventor general de la Junta de Andalucía entre 2000 y 2010, Manuel Gómez Martínez, ha remitido un escrito a la comisión de investigación de los ERE en el que desmonta la versión construida para eximir de responsabilidad al actual presidente andaluz, José Antonio Griñán. En el documento, el ex interventor replica algunas de las afirmaciones del presidente de la Junta de Andalucía ante la comisión de investigación y señala que, si alguien debió «coger el extintor» para apagar el fuego de los ERE, ése era precisamente Griñan, como consejero de Hacienda. Culpar a la Intervención sería, a su juicio, «infame» y «grotesco».
 

El objetivo del escrito, registrado el miércoles en el Parlamento y al que ha tenido acceso EL MUNDO de Andalucía, es despejar cualquier sombra de sospecha sobre el papel de la Intervención y «precisar, aclarar y rebatir» algunas de las interpretaciones realizadas por otros comparecientes sobre su declaración ante la comisión de investigación, especialmente unas afirmaciones cuyo autor no cita pero que corresponden a Griñán.